Ir a contenido


Foto
- - - - -

Tomb Raider y el Tridente de Zeus


27 respuestas a este tema

#16 GONZALITO

GONZALITO

    Usuario Registrado

  • Explorador
  • Marcar
  • 9 mensajes
  • Hombre
  • Ecuador

Publicado el 08 agosto 2009 - 02:29

WUAU!!! escribes súper bien! te felicito tienes una gran imaginación y una gran facilidad para escribir....
tu relato es genial....
Yo te daria un premio esta exelente ,me gusto!

XD

#17 Oraculo

Oraculo

    Soy el Bounty Hunter más temible de la Galaxia

  • Cazarrecompensas
  • MarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcar
  • 7.942 mensajes
  • Hombre
  • Rosario - Argentina

  • Juego favorito:
    Tomb Raider I

Publicado el 11 agosto 2009 - 00:45

CAPITULO VIII: LA PRISION DE LOS VIOLENTOS

Lara se acerco al arco de piedra, cuya inscripción dice:

5ta. PRISIÓN

-Bien, esta es la quinta prisión donde, según la mitología griega, los culpables de no haber tenido la idea de un Dios protector sufren en flamas dentro de incontables tumbas. Dice Lara.

Lara pasa el arco de piedra y en un principio ve que hay un enorme estanque de lava, donde hay varios disparadores verticales de fuego También hay plataformas que le permiten a la arqueóloga ir pasando por el enorme estanque de lava. Luego de pasar por todas las plataformas, llega al otro lado y entra por un pasillo donde hay varios disparadores de fuego. Lara pasa sin problemas esas trampas.

Al salir del pasillo llega a una habitación donde hay varias tumbas abiertas, donde sale una iluminación amarillo/azulado, como si hubiese fuego. Habia como unas 20 tumbas en una enorme sala, adornada con varios dibujos donde hay varios demonios donde están castigando a los pecadores que cayeron en esa prisión.

Lara se mete mas en la habitación. De golpe de las tumbas surgen unos esqueletos de piedras, prendidas fuego, con espadad. Los enemigos se abalanzan contra Lara. La arqueóloga saca sus uzis y empieza a disparar con todo. La lucha es atroz, pues los esqueletos son bastante duros.
Lara sufre algunas quemaduras, producto de algunos golpes y roces por partes de los esqueletos. Finalmente los enemigos se destruyen en mil pedazos. Lara ve que la puerta de enfrente esta totalmente cerrada y algunas tumbas todavía están cerradas. La arqueóloga busca por todas partes alguna palanca para abrir la puerta. De golpe localiza detrás de una columnas, un jumper switch bien oculto. Lara lo activa, pero la puerta no se abre. Lo que si se abren son el resto de las tumbas, donde salen mas esqueletos prendidos fuego, que se abalanzan contra la arqueóloga.

El combate es atroz, ya que los enemigos son muchos, pero la chica sale victoriosa destruyendo en mil pedazos a los enemigos. Luego investiga del otro lado de la habitación y finalmente localiza otro jumper switch. Al activarlo, la puerta se abre.

Lara continúa por el pasillo, y empieza a subir por una hondonada bastante pronunciada. Hay una cuantas tumbas con esa luz rara. Las mismas se abren y salen más esqueletos, pero son eliminados por la poderosa escopeta. Lara a lo lejos ve el arco de piedra que indica la salida de la quinta presión.
Finalmente sale de la quinta prisión. Pasa un pasillo bastante largo, donde elimina algunos demonios y pájaros que tiran fuego y ve a lo lejos otro arco de piedra, que al acercarse dice:

6ta. PRISIÓN: Aquí sufrirán los más violentos

-Bien, llegamos a la sexta prisión, donde se castigan a los asesinos, suicidas y violentos en general. Es terrible esta prisión. Dice Lara.
La arqueóloga atraviesa el arco, baja por unas enormes escaleras y llega a una parte, donde hay una puerta que tiene dos diablos gigantes a ambos lados. La puerta es de hierro y tiene grabado dibujos de demonios castigando a personas que han caído a esta prisión por los pecados cometidos en vida. La enorme sala es circular, con varias columnas con varios demonios pintados en ello. La tonalidad de la sala es de color rojo oscuro y bastante feo.
A lado de la puerta hay tres pedestales, como se necesitaran tres amuletos para poder seguir por salir de la prisión.

-Ahora que me acuerdo, esta prisión esta dividido en 3 valles. Bueno entonces esas tres puertas que se ven a los costados llevaba cada uno de los valles y es donde esta cada amuleto. Manos a la obra. Dice Lara

Lara se interna en la puerta de la izquierda, donde pasa un largo pasillo esquivando algunas bolsas de pinchos y disparadores de fuego. Finalmente llega a otro arco un poco más chico, donde dice

1er. VALLE

-Bueno, ya estoy en el primer valle. Según la mitología es la fosa de sangre del Infierno donde son lanzados aquellos que, en vida, fueron continuamente violentos con otros. Es decir los asesinos. Dice Lara

La chica pasa el arco, baja por unas escaleras y empieza a sentir un calor atroz. Al salir del pasillo ve que hay una enorme sala, donde hay un estanque lleno de lava hirviente y a la izquierda hay una catarata de lava que alimenta al estanque de lava. En el medio del estanque, mas elevado, hay varias plataformas invisibles y hay dos palancas, a ambos extremos, y una puerta cerrada a la derecha.

Lara realiza un enorme salto hacia a la primera plataforma agarrándose del borde. Desde ahí ve que para acceder a la primera palanca, tiene que saltar a un poste de piedra sólida y de ahí a un conjunto de grietas. La arqueóloga salta al poste de piedra, manteniendo el equilibrio. Desde ahí salta a la grieta que esta mas abajo, casi rozando la lava. Sigue avanzando por la misma hasta que salta hacia otra grieta y luego realiza otro salto complicado hacia una grieta en lo alto, que le permite llegar a la plataforma donde esta la primera palanca.

La chica acciona la misma. Luego desde ahí salta a otro poste de piedra, donde mantiene el equilibrio y desde salta a una plataforma resbaladiza que le permite llegar a principio de todo. Desde ahí salta a otra plataforma invisible y luego a una serie de plataformas resbaladizas, que le permiten llegar a otra grieta. Desde ahí empieza avanza por la misma. Salta a otra grieta, pero de golpe se empieza a romper. La arqueóloga apura el paso a medida de que el piso se rompe.

Finalmente salta a otro poste que tiene detrás de ella, que le permite llegar a la segunda palanca. Al presionarla, la puerta se abre. También se mueven las plataformas y las rampas resbaladizas de tal manera de que arma un camino para poder llegar a la puerta.

Lara va pasando las distintas rampas y plataformas. Entra por la nueva puerta. Es un pasillo, donde hay varios pozos con lava. Empieza a avanzar por el pasillo, cuando desde detrás de ella, se abre un techo y cae lava en abundancia que empieza avanzar por el pasillo. Lara empieza a correr, saltando los pozos, a todo lo que da, ya que la lava avanza muy rápido. A lo lejos ve que el pasillo termina y da a otra sala enorme. Al salir ve que hay otro estanque enorme, con dos cataratas de lava. Realiza un salto y se agarra del borde de una plataforma. La lava que venia por el pasillo desemboca en el enorme estanque.

Lara se toma un respiro después de la corrida por el pasillo. En la enorme sala, además de las dos cataratas, hay varias plataformas donde hay disparadores de fuego vertical en el medio de cada una de ellas. Todas las plataformas forman una especie de camino, que lleva al otro extremo del estanque, donde hay tres palancas no tan fácil de acceder, además de otra enorme puerta cerrada.

La arqueóloga empieza a avanzar por las plataformas esquivando los disparadores de fuego. Varios pájaros de fuego le salen al paso, pero rápidamente son eliminados por la escopeta. Después de que pasa todos los obstáculos llega a la parte donde están las palancas. Decide ir por la izquierda. Salta a otro poste, pero este empieza a quebrarse. Lara como puede salta hacia una grieta, antes de que el poste caiga en el estanque. La grieta empieza a romperse también. Lara empieza a moverse a toda velocidad. Finalmente llega a la primera palanca.

Presiona la misma y vuelve por una grieta, saltando a una plataforma resbaladiza. Llega a la plataforma inicial. Desde ahí salta a otro poste a la derecha, que también se rompe. Salta a otro poste también en malas condiciones, que lo catapulta de que salte a una grieta en la pared. Sigue avanzando por la grieta y ve que una barra de metal que se oculta y vuelve aparecer a intervalos de tiempo. Al momento de salir, salta, se columpia, salta de nuevo y llega a la plataforma donde baja la segunda palanca.

Esto produce que salga un par de pájaros de fuego, que son eliminados rápidamente con la escopeta. Finalmente por otra rampa resbaladiza vuelve a la plataforma principal. Solo le falta una sola palanca, que accede saltando a una serie de rampas resbaladizas, que desemboca en una grieta. Por la grieta hay varios disparadores de fuego, pero para la chica no es difícil de superar. Al final de la grieta hay otra barra que se oculta y vuelve a salir. Pasa el inconveniente y presiona la última palanca. La puerta que esta al lado se abre, dándole lugar a una sala mas pequeña, donde esta el pedestal con el primer amuleto, de color rojo. Varias estatuas demonios con tridentes salen al paso atacándola, pero caen abatidos por las uzis de la arqueóloga.
Una puerta secreta se abre. Luego de recorrer un pasillo plagado de chorros de lava, pozos y disparadores de fuego, regresa a la sala principal de la sexta prisión. Ahora Lara entra por otras de las puertas, recorre un pequeño pasillo y llega a otro arco de piedra que dice:

2do. VALLE

-Bueno, ya estoy en el segundo valle. Según la mitología es El bosque del Infierno donde son lanzados los suicidas. Es decir los violentos consigo mismo. Dice Lara.

Pasa el arco y entra al segundo valle. Recorre un corto pasillo y llega a una sala donde hay varios árboles, plantas, en un hermoso y oscuro jardín. Ademas hay una fuente donde sale, de la boca de un demonio un liquido rojo que pinta a que es mortal si lo llega a tocar. Las paredes están pintadas nuevamente con demonios azotando a personas que cayeron en ese valle, nada lindo para ver.

En ese jardín hay tres puertas, donde una sola esta abierta. Cuando se interna en la sala, de detrás de las enorme plantas salen varios demonios con tridente, con la intención de eliminar a la arqueóloga. No cumplen con su misión. Lara se mete en el pasillo, donde hay enredaderas y plantas en las paredes. En ese pasillo hay varios pozos con el líquido rojo y en cada pozo hay una planta con espinas que oscilan de un lado a otro.

Lara pasa sin problemas esa serie de pozos y llega a un cuarto donde también hay árboles y plantas. Varias de las plantas reviven y empiezan disparar rayos hacia ella. Lara las fulmina con sus uzis. Hay una enorme reja, donde hay una palanca que debería abrir una de las puertas que vio antes.
Lara busca por la zona y ve que hay dos jumperes switch, pero están sobre dos pozos con líquido rojo. Imposible de activar. La arqueóloga localiza que hay una bola de color verde, bien camuflada entre lo alto de los árboles. Lara le apunta con el revolver y le acierta. Una reja cubre los pozos de líquido rojo. Lara activa los dos jumperes switch. La enorme reja se abre. Lara conecta la palanca. Vuelve a la habitación principal y ve que otra puerta se había abierto.

Entra por la nueva puerta y se encuentra que hay un pasillo donde hay plantas con pinchos que van de un lado a otro, sobre pozos, donde hay cactus con sangre en la punta, dando a entender de que es mortal caer en es grupo de plantas. Lara pasa los pozos esquivando las plantas que se balancean. Llega a una enorme habitación donde hay dos balcones, unido por dos puentes paralelos. En los puentes hay cactus mortal que corta el paso, pero se puede pasar zigzagueando por los espacios que deja los cactus entre los dos puentes.

Del otro lado hay dos botones y del lado donde esta Lara hay una reja cerrada. La arqueóloga empieza a saltar con mucho cuidado por los dos puentes en paralelo. Logra pasar el conjunto de cactus mortal. Lara presiona los dos botones y la reja del otro balcón se abre. Lara pasa las trampas en los cactus y entra. Recorre un pasillo y llega a una parte, donde hay grietas en el techo que le permiten avanzar, pero por debajo hay cactus mortal, ademas de varias plantas que disparan fuego a intervalos de tiempo.

Lara empieza avanzar por el techo, esquivando las platas disparadores de fuego. Logra llega al otro borde, baja por una escalera y ve que hay una enorme enredadera donde puede subir. Empieza a subir por la planta y observa que hay una grieta detrás de ella. Salta y se agarra. Avanza por la grieta, saltando a otra más alta. Sube a una nueva plataforma. Desde ahí salta a otra plataforma, donde esquiva dos plantas más que disparan fuego.

Llega a una sala donde esta el segundo amuleto., el del valle 2. Lara agarra el amuleto y una puerta oculta se abre por detrás del pedestal. Hace un camino largo, donde pasa varias cactus mortales y disparadores de fuego. Llega, por arriba, a la sala principal de la sexta prisión. Entra por la última puerta. Que lleva al tercer valle. Recorre un pasillo donde finaliza en un arco donde dice:

3er. VALLE

-Bueno, ya estoy en el tercer valle. Según la mitología es el infierno de arena caliente donde son lanzados los perversos. Dice Lara.
Lara entra pasando el arco.

De golpe llega a una gran sala donde hay arena por todos lados.

-Que calor que hace aquí. Dice Lara

La gran habitación esta cubierta de arna, donde caen por los costados. Toda la arena se va moviendo a un enorme pozo, donde hay fuego y lava. Hay varias plataformas y postes de piedra distribuidos por toda la habitación, además de varias palancas y una enorme puerta que esta cerrada.
Lara salta a la primera plataforma, que esta bastante lejos y llega de milagro. Desde ahí salta a un poste, manteniendo el equilibrio como puede. Varios trozos arena caen del techo, que al tocar a Lara, quema como brasa. La chica se queja. De golpe una gran cantidad de arena cae y va en dirección adonde esta la arqueóloga.

Lara ante la emergencia salta hacia otro poste, justo cuando la arena desintegra, por el calor el poste de piedra. Luego desde ahí salta a una grieta y va avanzando por la pared, hasta que llega a un lugar donde tiene que saltar para atrás a una plataforma resbaladiza. Resbala y salta agarrándose a otro borde, que lleva a la primera de tres palancas. Activa la misma. Un fuego se enciende por arriba de la enorme puerta.

Desde ahí Lara salta a una serie una de rampas resbaladizas y aterriza sobre otro poste. De golpe del techo se desprende una enorme cantidad de arena caliente. Lara ante la emergencia salta hacia la plataforma, que lleva a la segunda palanca. Activa la misma y salen de detrás de algunas columnas algunos pájaros de fuego que atacan a la arqueólogo. Son rápidamente eliminados.

Luego desde ahí ve que hay una barra de metal que esta media rota y varias rampas resbaladizas, que llevan a un par de postes. Salta a la barra, que empieza a romperse. Desde ahí salta a la series de rampas resbaladizas que pasa sin dificultad y luego pasa los postes sin problemas
.
Llega a una plataforma, donde hay una barra que conecta con la plataforma donde esta la ultima palanca. Empieza avanzar por la barra, manteniendo el equilibrio. De golpe desde la pared empiezan a salir fuego, por unos agujeros. Lara se toma su tiempo y pasa el par de disparadores de fuego. Llega a la plataforma y activa la ultima palanca.

La puerta se abre y un muro al lado de la chica se eleva. De esta manera Lara puede llegar al otro lado, avanzando colgada por el techo. Finalmente llega a la puerta principal y entra por ella.

El pasillo siguiente, tiene varios agujeros en forma de palangana, a los costados del pasillo, donde hay pozos con arena caliente y mortal. Lara empieza a avanzar, pero desde los huecos empieza a caer arena a altísima temperatura. Lara se apura, porque si se queda va a morir quemada. Pasa a toda velocidad los pozos que le aparecen, mientras que la arena va cayendo por detrás de ella.

Sale del pasillo y sube a un muro, a tiempo de que el pasillo se llena completo de arena mortal. Desde ahí sube por algunas escaleras y llega a una enorme habitación donde hay una enorme pendiente que lleva al fondo, donde hay dos palancas y una puerta cerrada. Pero del lado izquierda hay una enorme reja, donde detrás hay arena mortal, en toneladas.

Lara empieza a bajar la pendiente a toda velocidad. La reja se abre y empieza a caer toneladas de arena mortal, a toda velocidad. La arqueóloga apura el paso y llega al final, baja las dos palancas y la puerta se abre. La arena se viene encima. La arqueóloga entra por el pasillo y sigue corriendo, ya que la arena sigue avanzando a pasos agigantados.

La chica pasa una serie de pozos con arena mortal y finalmente llega a una sala, donde realiza un enorme salto, que se agarra del otro extremo. En el abismo habia mas arena mortal. Las toneladas de arena caen al pozo. Lara sube al borde y se toma un respiro. Luego de que descansa ve que hay una palanca y una puerta. Abre la puerta y sube por una escalera. Llega a un sector de pozos, donde hay arena mortal en el fondo, pero el camino, en cada pozo es interrumpido por un chorro de arena caliente que sale a toda presión y deja de salir.

Lara va pasando cada pozo de a poco. Una vez que lo pasa a todos, entra en una habitación donde en el pedestal esta el tercer amuleto de color amarillo. Agarra el amuleto y una puerta secreta se abre. Recorre un enorme pasillo, donde hay pozos de arena mortal, chorros de arena y disparadores de fuego.

Finalmente llega al cuarto principal de la prisión. Pone los tres amuletos y la enorme puerta se abre. Varios demonios salen de detrás de la puerta pero son rápidamente eliminados por las uzis. Lara recorre el pasillo y ve el arco de piedra que indica el fin de la sexta prisión.

Sigue avanzando y ve a lo lejos otro arco de piedra que indica la entrada a la penúltima prisión…

Saludos

#18 Oraculo

Oraculo

    Soy el Bounty Hunter más temible de la Galaxia

  • Cazarrecompensas
  • MarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcar
  • 7.942 mensajes
  • Hombre
  • Rosario - Argentina

  • Juego favorito:
    Tomb Raider I

Publicado el 31 enero 2010 - 16:39

CAPITULO IX: LA TRAVESIA POR LAS 10 MALEBOLGIAS

Lara llega al arco de la entrada a la séptima prisión. Lara lee la inscripción que hay en el arco, escrita en griego antiguo

7ma. PRISIÓN:
“En este infierno sufrirán eternamente los fraudulentos y defraudadores. El castigo divino caerá sobre ellos.”


-Según la mitología, este infierno esta dividido en 10 fosos llamados Malebolgias. En cada foso caen aquellos que cometieron un pecado determinado. Debo ir con cuidado. Dice Lara.

La arqueóloga atraviesa el Arco de piedra y sigue por un pasillo algo oscuro. A lo lejos aparecen algunos demonios que empiezan a disparar rayos con sus tridentes. Lara los mata con su escopeta. Baja por unas escaleras y llega a otro arco de piedra que dice

1er. MALEBOLGIA: Los seductores son castigados con látigo.

Lara atraviesa el arco de piedra y baja por unas escaleras. Llega a un largo puente que atraviesa un enorme pozo con pinchos y en el trayecto del puente hay varios pinchos que se ocultan y vuelven a salir. Ademas hay cadenas que oscilan de un lado a otro, dificultando el paso por el puente.

Lara empieza a cruzar el puente esquivando las cadenas y los pisos con pinchos. Cuando llega al medio del puente, un par de demonios empiezan a cruzar el puente, disparando varios rayos. Lara los esquiva con mucha dificultad, ya que no puede moverse por las trampas. Finalmente logra acabar con sus enemigos y termina de cruzar el puente.

Continúa por un corto pasillo. Y llega un pasillo que tiene sus paredes en forma diagonal. Ademas cada cierta distancia hay varias estatuas de bronce que empuñan un látigo de bronce. Ademas en el piso hay varios pozos con pinchos.
-Ya me lo imagino lo que puede pasar.

Lara empieza a correr por el pasillo cuando esta por pasar la primera estatua, la estatua se activa y empieza a lanzar latigazos cortando el paso. La arqueóloga se para en seco. Las demás estatuas se activan y también empiezan a pegar latigazos al aire con mucha fuerza y velocidad.

Lara logra pasar todas las trampas sin problema. Sube por unas escaleras, mata algunos demonios que están ese pasillo y ve que esta el arco de salida del primer foso. Atraviesa el arco, recorre un corto pasillo y llega a otro arco de piedra cuya inscripción dice:

2da. MALEBOLGIA: Los pervertidos son enterrados en basura.

Lara pasa el arco de piedra y recorre un corto pasillo. Llega a un pasillo que tiene sus paredes muy altas. En los costados de las paredes hay varias compuertas que tienen pedazos de escombros y piedras enormes. Hay como diez puertas de esas. Ademas en el pasillo hay guadañas que oscilan de un lado a otro. Al final hay una puerta que esta cerrada por interruptor.

Lara empieza a correr, esquivando las guadañas. Todos los contenedores se abren al mismo tiempo y empiezan a caer una enorme cantidad de piedras y escombros por las paredes inclinadas. Lara apura el paso y se tira de cabeza antes de quedar enterrada por las toneladas de piedras. La arqueóloga se levanta en medio de la tremenda polvareda provocada por el derrumbe.

Presiona la palanca, la puerta se abre y sube por unas escaleras. Recorre un corto pasillo y ve que esta el arco de salida del segundo foso. Elimina algunos demonios que vigilan la salida. Recorre una larga galería que tiene algunas estatuas de algunos demonios y el mismo Satanás y a lo lejos ve otro arco de piedra.
La arqueóloga se acerca y lee la inscripción del tercer arco:

3ra. MALEBOLGIA: Aquellos que cometieron crímenes por medio de su empleo sagrado son encadenados en candelabros.

Lara cruza el arco de piedra y recorre una galería donde en las paredes hay pinturas de personas que son encadenados en candelabros y sometidos a todo tipo de torturas. Pasa otra puerta y llega a una enorme sala donde hay un pozo con lava en el fondo. Hay varias plataformas medias quebradas dispersos por toda la habitación que forman una suerte de camino hacia el otro extremo del pozo.

Pero entre las plataformas hay varios candelabros donde cada uno de ellos tiene esqueletos atados que oscilan de un lado a otro a toda velocidad, cortando el libre paso entre las plataformas. Ademas los candelabros tienen cuchillas a los costados.

Lara toma carrera, empieza a correr y saltar por las plataformas que van rompiéndose a medida que va pasando la arqueóloga. Esquiva los sucesivos candelabros por un pelo ya que no tiene tiempo a detenerse. Finalmente salta desde la última plataforma hacia el otro extremo del pozo. El ultimo candelabro le rasga la musculosa haciéndole perder el sentido del salto. Logra agarrarse con una mano al borde.

Lara sube y se toma un respiro. Recorre una corta galería donde mata a un par de demonios y pasa el arco de piedra. Sube por unas escaleras que van para la derecha, recorre otra pequeña galería y a lo lejos ve el arco de piedra que representa la entrada al cuarto foso.

Se acerca y lee la inscripción que hay en el arco de piedra:

4ta. MALEBOLGIA: Los criminales que hicieron falsos actos divinos tiene atada su cabeza al pecho y van de derecha a izquierda.

Lara pasa el arco de piedra, baja por una escalera y camina por una larga galería. Llega a una sala donde hay. En primer lugar se ve que hay un enorme pozo con pinchos y hay varios pilares de piedra distribuidos por todo el pozo. Entro los pilares hay disparadores de fuego.

Lara empieza a saltar de pilar en pilar, esquivando los disparadores de fuego. Pasa la trampa sin problemas. Sigue por una galería donde hay pinturas de muchas personas siendo torturadas en esa prisión. Mata a un par de demonios y llega a otra sala donde hay una puerta cerrada y hay cuatros cerraduras que tienen forman de rombo.

-Sin dudas tengo que conseguir esos amuletos para poder seguir avanzando. Dice Lara

La arqueóloga observa que hay dos puertas a los costados. Entra por la puerta de la derecha, baja por una escalera y llega a un lugar donde hay una bifurcación de caminos. Lara toma el camino de la derecha. Recorre una corta galería y llega a una sala donde hay varios pinchos que se ocultan y vuelven a salir que rodean a una estaca donde hay atado una estatua de un hombre que tiene su cabeza atada al pecho. La estaca se mueve de lado a lado.

Lara busca por toda la habitación algún interruptor que pare los pinchos. Encuentra un jumper switch detrás de un muro en una zona oscura y húmeda. Lo activa y los pinchos se paran. Se acerca a la estatua del hombre y con mucha fuerza le separa la cabeza del pecho, dejando al descubierto la primera de los cuatros amuletos.

Lara agarra el amuleto que representa el corazón del humano que esta sufriendo el castigo. Le salen al paso un par de demonios pero son eliminados rápidamente por las uzis de la arqueóloga. Lara toma el otro camino y llega a otra sala donde hay un enorme pozo con pinchos, hay varios postes de madera medio podridos y una plataforma en el medio donde esta la estatua del segundo humano con la cabeza atada al pecho.

Lara empieza a saltar por los postes que empiezan a quebrarse y a caer a los pinchos que hay en el fondo del pozo. La arqueóloga llega a la plataforma y se dispone a agarrar el segundo amuleto pero nota que en el piso de la plataforma hay varios agujeros.

-Mejor que observe a los alrededores antes de agarra el segundo amuleto.

Lara empieza a mirar por toda la habitación y ve que hay una bola de metal en una de las esquinas de la habitación y una plataforma al costado de la plataforma donde esta que esta en muy mal estado. La arqueóloga salta a la plataforma rota. Bien aterriza en la misma empieza a quebrarse.

Lara apunta con su revolver y le dispara a la bola roja. En la plataforma donde esta la estatua salen unos enorme pinchos y vuelven a ocultarse. La arqueóloga salta a la plataforma al momento de que la plataforma donde esta parada se quiebra totalmente cayendo los trozos al fondo del pozo. Lara despega la cabeza de la estatua del pecho y agarra el segundo amuleto.

Una sogas caen del techo, lo que le permite a la arqueóloga volver a la habitación principal. Vuelve sobre sus pasos y toma el otro camino donde llega a una bifurcación de caminos. Lara toma el camino de la derecha.

Al llegar a la sala ve que esta la estatua del humano que se mueven de un lado a otro y hay cuatro demonios que la empiezan a atacar con rayos azules. La chica esquiva los ataques y elimina a todos los enemigos. Activa un jumper switch y la estatua deja de moverse, lo que permite despegar la cabeza del techo y agarrar el tercer corazón.

Sale de la sala y toma el último camino que le queda. Llega a otra sala donde a lo lejos se ve la estatua del humano Entre Lara la estatua hay un enorme pasillo donde las paredes son cóncavas. Lara empieza a avanzar pero una enormes piedras (cuatro) caen del techo y empiezan a oscilar de un lado a otro del pasillo con mucha violencia y a una tremenda velocidad y del piso empiezan a salir pinchos y a volver a ocultarse.

Lara empieza a correr esquivando las piedras y los pinchos. Logra pasar la trampa y llegar a la última estatua donde agarra el cuarto amuleto. Vuelve sobre sus pasos esquivando la trampa y pone los cuatros amuletos. Un par de demonios salen detrás de la puerta pero son aniquilados por la chica.

Lara pasa la puerta y ve que a lo lejos esta el arco que representa la salida del cuarto pozo. Lara continúa por una corta galería y llega a un arco de piedra que tiene escrito:

5ta. MALEBOLGIA: Los criminales que cayeron en la corrupción o malversación son enterrados en fosas de alquitrán hirviente y tienen todo el cuerpo sumergido por los demonios.

Lara pasa el umbral de piedra y recorre una estrecha galería donde esquiva unos disparadores de fuego. Llega a una enorme sala donde hay varias plataformas medias rotas, disparadores de fuego. En el fondo del enorme y largo pozo hay un líquido negro, espeso y muy caliente.

A lo lejos aparecen varios demonios voladores que empiezan a atacarla con rayo eléctricos. Lara los mata con su escopeta. La arqueóloga empieza a saltar por las diversas plataformas a toda velocidad esquivando los disparadores de fuego. Le aparecen un par de demonios. Esquiva los ataques y sigue corriendo. Finalmente pasa e pozo.

Pero no todo termina allí ya que a los costados del pasillo donde esta hay varios agujeros donde empieza a salir gran cantidad del liquido negro y caliente. Lara empieza a correr a toda velocidad con el líquido casi encima de ella. Esquiva algunos disparadores de fuego como puede. Finalmente salta un enorme pozo. El alquitrán caliente cae por el pozo que casi lo llena en su totalidad.

-Estuve cerca. Sino me hubiese apurado hubiese acabado calcinada. Dice Lara, algo agitada.

Lara continua camino por la prisión. Baja por unas escaleras y ve que hay un enorme pozo con alquitrán hirviente en el fondo. Hay varios pilares de piedra que forman una especie de camino a lo largo del pozo. Lara empieza a saltar de en pilar en pilar y llega al otro extremo sin problemas. Desde las profundidades del pozo salen varios demonios voladores que empiezan a atacarla. Lara los destruye en mil pedazos con sus uzis.

Continua por una galería algo oscura y lo lejos ve el arco de salida de la quinta Malebolgia. Sale del quinto pozo, sube por unas escaleras y entra en otra galeria donde se ve el sexto arco, que dice en la parte de arriba:

6ta. MALEBOLGIA: Aquellos que cometieron el crimen de hipocresía caminan continuamente usando mantas pesadas de plomo.

La arqueóloga cruza el arco de piedra y recorre una pequeña galería donde extermina a dos demonios que están vigilando el lugar. Baja por unas escaleras y llega a una parte donde hay un largo puente sobre pozo plagados de pinchos. A lo largo del puente hay muchas bolas de acero que oscilan de un lado a otro.

Lara empieza a pasar la trampa sin problemas. Cuando llega a mitad del puente, el techo empieza a abrirse.

-¿Qué demonios esta pasando?

Empieza a caer bloques de acero a toda velocidad. La chica esquiva los ataques como puede. Algunos pedazos de fierros rompe parcialmente el puente. Lara empieza a correr, esquivando las bolas de metal y los pedazos de metal que caen del techo. El puente empieza a derrumbarse.

Lara salta agarrándose del borde, al momento que el puente termina por desplomarse por completo. La arqueóloga se sube a piso seguro, algo agitada por la semejante corrida que había hecho. Varios demonios salen de una puerta que da a un pasillo y empiezan a atacarla sin parar. Lara los mata rápidamente. Continua por el pasillo, sube por unas escalera y llega a una sala que tiene paredes inclinadas, formando como una especie de palangana.

Hay varios pozos con pinchos. Cuando Lara avanza, varias bolas de metal caen del del techo y empiezan a oscilar de un lado a otro de la sala. Las bolas cubren por totalidad la sala, no dejando un lugar donde la arqueóloga pueda esperar para pasar la trampa.

-Maldición, lo voy a tener que hacer todo de una. Esto no va a ser fácil.

La chica calcula el tiempo y empieza a correr. Va a esquivando todas las bolas de acero como puede, salta los pozos con pinchos. Finalmente llega al otro extremo de la sala. Recorre un pasillo que va girando hacia la derecha y a lo lejos ve la salida de el sexto foso.

Pasa el arco de piedra, avanza por una galería. La arqueóloga ve a lo lejos que hay otro arco de piedra que corresponde al séptimo foso. El arco de piedra dice lo siguiente:

7ma. MALEBOLGIA: El Infierno de serpientes donde los ladrones son arrojados.

Lara pasa el arco de piedra y recorre una corta galería donde aniquila dos demonios que están custodiando la entrada del foso. Sale de la galería y se encuentra en una sala donde hay dos enormes estatuas de serpientes paradas a cada lado de esa gran sala. Por lo menos las estatuas miden como 10 metros.

La arqueóloga observa que hay 4 palancas con forma de serpiente. Y hay dos puertas; una al fondo de la sala y la otra al lado de las palancas. La arqueóloga se acerca y presiona dos palancas. De golpe el piso empieza temblar y desde las bocas de las enormes estatuas de las serpientes, empiezan a salir cobras venenosas, que caen al suelo. Las víboras empiezan a acercase a la chica.

Lara, con la escopeta, hace trizas unas 10 víboras, pero siguen saliendo de la boca. La arqueóloga empieza a correr esquivando a los reptiles y presiona las otras dos palancas. La puerta que está cerca de ellas, se abre, dando lugar a un interruptor. Lara se apura a presionar el interruptor y la puerta que esta al fondo de la sala, se abre.

Lara empieza a correr a toda velocidad, ya que la cantidad de víboras es impresionante. Pasa la puerta y baja por unas escaleras. Llega a una sala donde hay enorme pozo plagado de serpientes venenosas. Hay una varilla de metal que atraviesa el pozo y hay varias bolsas con pinchos que oscilan perpendicularmente por encima de la varilla.

La arqueóloga empieza a caminar, haciendo equilibrio, sobre la varilla. Las serpientes percatan que la chica está por encima de ella y empiezan a erguirse para atacarla, pero no llegan a donde Lara. Lara continúa avanzando de a poco y va esquivando las bolsas con pinchos. Pasa todas las trampas con mucho cuidado.

Cuando está por llegar al otro extremo del pozo, una enorme piedra cae del techo y rompe la varilla. Lara empieza a perder el equilibrio. Corre a toda velocidad por la varilla y salta, agarrándose del borde. Las víboras atacan con mordiscos, pero por un milímetro no la llegan a tocar.

Lara se sube y se toma un respiro.

-Estuve realmente cerca. Casi muero. Dice Lara

La arqueóloga sigue su camino a toda velocidad y pasa el arco de salida del séptimo pozo. Recorre una corta galería y al fondo ve el arco de piedra correspondiente a la octava Malebolgia. Se acerca y lee la inscripción que hay:

8va. MALEBOLGIA: El Infierno de las llamas donde los conspiradores son encadenados.

La arqueóloga empieza a caminar por la galería detrás del arco de piedra. Varios demonios salen a atacarla, pero no pueden cumplir con su misión. Lara baja por unas escaleras y llega a una gran sala donde hay un enorme pozo lleno de lava y hay varias plataformas, donde en cada una de ellas hay un disparador de fuego que lanza fuego hacia arriba. También hay varios disparadores de fuego entre las plataformas.

La chica empieza a saltar por las plataformas de a poco, esquivando como puede los disparadores de fuego. Logra llegar al otro extremo de la sala. Entra por un pasillo estrecho, pero el piso empieza a romperse. Lara correr a toda velocidad, mientras el piso sigue rompiéndose. Debajo del piso hay lava. Llega a un cuarto y se agarra a un borde que hay en una de las paredes. El piso se termina de romper en su totalidad, develando un pozo muy profundo y con lava.
Lara se encuentra colgada en ese enorme pozo. La arqueóloga nota que hay varias grietas que van bajando casi hasta el fondo del pozo. Hay varios disparadores de fuego que cortan el paso de las grietas. Lara empieza a avanzar de a poco por las grietas. En determinados lugares, se suelta y vuelve a agarrarse. Sigue camino finalmente puede subir por un estrecho pasillo.

Lara va avanzando totalmente agachada y se descuelga en un pozo donde hay lava. Varios disparadores de fuego cortan el camino, por el costado del camino. La arqueóloga, va avanzando por el costado del pozo, esquivando las trampas. Finalmente llega al otro extremo del pozo y sube.

Recorre una pequeña galería y ve a lo lejos la salida del octavo foso. Lara pasa el arco de piedra a toda velocidad y recorre una pequeña galería hasta que llega a un arco de piedra que tiene la siguiente inscripción:

9na. MALEBOLGIA: Las personas que sembraron discordia tienen su cuerpo infinitamente deshecho.

La arqueóloga pasa a toda velocidad el arco de piedra y recorre una corta galería hasta que llega a una habitación donde hay un enorme pozo y hay varios rodillos con cuchillas que van girando a toda velocidad.

En el medio del pozo hay varias plataformas que están medias rotas. Lara empieza a saltar de plataforma en plataforma. Las mismas empieza a romperse de a una, pero Lara logra llegar bien al otro extremo de la habitación. Entra por un pequeño pasillo y llega a un cuarto donde hay cuatro interruptores y una puerta que está cerrada por una reja.

Al entrar, una puerta cierra el camino por donde vino la chica. De repente del techo empiezan a activarse otros rodillos de piedra y los mismo empiezan a bajar a toda velocidad. Lara se apura a tocar los cuatro interruptores. Solo faltando un metro para que los rodillos toquen el suelo, la arqueóloga se mueve, agachada, a toda velocidad y se mete por el nuevo camino. Los rodillos hacen trizas el suelo.

-Estuve cerca. Dice Lara

Sube por unas escaleras y llega al final del noveno pozo. Recorre una galería y ve que hay otro arco de piedra que tiene a la siguiente descripción:

10ma. MALEBOLGIA: Las personas culpables de falsificación de dinero o fraude son depositadas aquí. Sus cuerpos se pudren, crecen llagas en ellos y se lastiman entre ellos.

Lara accede al último foso de la séptima prisión. Recorre una estrecha galería y llega a una sala donde hay una especie de fango, que parece que esta a muy alta temperatura, por el vapor que sale del mismo y por el intenso calor que hay.

-Que olor a podrido que hay aquí. ¿Qué demonios es esto? Se pregunta Lara, tapándose la nariz.

Por encima del fango caliente y oloroso, en techo, hay unas maderas, por donde puede pasar la trampa. Lara se cuelga del techo, y aguantando el olor, empieza a pasar el pantano de fango mortal. Cuando está a mitad del trayecto, el fango empieza a moverse a toda velocidad.

Varios monstruos cubiertos de ese fango salen del pantano y empiezan a atacar con sus brazos a Lara. La arqueóloga se defiende dando patadas a los monstruos.

-Sino salgo de aquí, pasare a la historia. Dice Lara

La arqueóloga empieza a apurar el paso y llega al otro extremo del pantano. Agarra su escopeta y empieza a aniquilar a los monstruos que se le acercan de a decenas. Finalmente destruye a los enemigos. Presiona una palanca y una puerta se abre. Lara baja por unas escaleras y llega a una habitación donde hay varias puertas de metal, de ambos lados. Al fondo hay una puerta y un interruptor.

Lara empieza a atravesar el pasillo, pero de golpe las puertas de hierro se abren. Empieza a salir el fango oloroso a toda velocidad. La arqueóloga empieza a correr a toda velocidad, ya que el fango empieza a cubrir toda la sala. Toca el interruptor y sube por unas escaleras, unos segundos antes de que el fango cubra todo el pasillo.

Recorre una corta galería y finalmente pasa el arco de piedra que da por finalizada la séptima prisión de la prueba de Hades.

-Bueno, salí de esta maldita prisión. Solo me queda la octava prisión de la prueba. Dice Lara.

Recorre un pasillo y empieza a sentir un frio atroz. Se abraza a si misma, para darse calor y sigue avanzando. A lo lejos ve el arco de piedra que da la entrada a la última prisión…

Saludos.


#19 Oraculo

Oraculo

    Soy el Bounty Hunter más temible de la Galaxia

  • Cazarrecompensas
  • MarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcar
  • 7.942 mensajes
  • Hombre
  • Rosario - Argentina

  • Juego favorito:
    Tomb Raider I

Publicado el 04 febrero 2010 - 21:54

CAPITULO X: LA PRUEBA DE ATLAS

Lara se acerca al congelado arco de piedra y lee la inscripción:

8va. PRISIÓN – COCYTOS: El Infierno de hielo donde son lanzados los criminales más peligrosos que planearon rebelarse contra los dioses.

La arqueóloga pasa el arco de piedra y baja por unas congeladas escaleras. Del golpe del techo empiezan a caer pedazos grandes de hielo, desde distintos huecos que hay. Lara esquiva como pueden los bloques de hielo que se rompen cuando impactan duramente contra el suelo.

Finalmente pasa la galería mortal. Baja por unas escaleras congeladas y llega a una gran sala donde hay un enorme lago congelado, hay varias estalactitas en el techo y hay varios cadáveres enterrados en el hielo congelado.

La arqueóloga avanza muy despacio para no romper el hielo y correr la misma suerte de los que están allí, a pesar del intenso frío del lugar. Empieza a avanzar de a poco. De golpe las estalactitas empiezan a caer, clavándose en el hielo. La chica esquiva los pedazos de hielos como puede.

La arqueóloga esquiva todas las estalactitas. El hielo de la gran sala se rompe por completo. Lara corre como puede y entra en un pasillo, sube por unas escaleras y llega a una gran sala, donde hay un pozo donde no se ve el fondo. Los borde de los costados están en forma inclinada y además hay varias piedras que cuelgan del techo.

Lara empieza a salta por las plataformas inclinadas, para adelante y para atrás. Va avanzando de a poco, pasando continuamente el abismo. De repente varias piedras caen del techo y empiezan a avanzar por las paredes inclinadas. La arqueóloga esquiva algunas de ellas saltando para atrás, pero para el costado también. Las piedras caen en el fondo del abismo.

Esquiva el resto de las piedras y llega a piso seguro. Totalmente congelada, Lara sube por unas de las escaleras y va notando que la temperatura va aumentando. Pasa el arco de piedra que representa el final de la octava prisión. Recorre una corta galería y ve a lo lejos, que hay una sala, con un enorme puente, Al final del puente hay un pedestal con la llave de Hades. Varios demonios voladores salen a atacarla, pero mueren rápidamente.

Lara agarra la llave.

-Ya tengo la maldita llave.

Un teletransportador se activa detrás del pedestal. La arqueóloga se mete en el teletransportador. De golpe aparece en la habitación principal de los legendarios. Varios caballeros griegos salen con la intención de matarla. La arqueóloga los mata rápidamente.

Luego se dirige hacia uno de los balcones y ve la combinación de la otra puerta de piedra, que esta al lado de la que entro (donde están las pruebas de Damocles y Hades). Vuelve sobre sus pasos, pone la combinación con las cuatros palancas y siente el ruido de que la puerta se abrió.

Entra por el nuevo camino y hay dos puertas mas que corresponde a las prueba de Atlas y Ares. Lara mira que la prueba e Atlas tiene el color violeta por encima de la puerta de piedra. Vuelve y baja la palanca correspondiente. Ahora la puerta de piedra esta abierta. Empuja con todas sus fuerzas la reja, que tiene una inscripción grabada arriba:

ATLAS

Lara recorre un corto pasillo que va en declive. De golpe una piedra cae detrás de la arqueóloga y empieza a rodear hacia a ella a toda velocidad. Lara empieza a correr a toda velocidad. Salta algunos pozos con pinchos. Finalmente salta un enorme pozo, donde la piedra cae al abismo.

Lara queda colgada con un solo brazo. Sube, pero de golpe cae otra piedra. Ella se corre a un costado para que la piedra la roce algunos milímetros y caiga al pozo.

-Je, no empezó fácil. Tendré que tener cuidado.

Lara sube por el pasillo donde cayó la segunda roca. Mata algunos caballeros griegos que andan por la zona. Llega a una sala donde las paredes son inclinadas. Del otro extremo hay una reja, que esta cerrada y que necesita de dos llaves para poder ser abierta. Cuando la arqueóloga avanza unos pasos, unas enormes piedras caen del techo y empiezan a ir de un lado a otro de la sala, a mucha velocidad.
La arqueóloga ve que en las paredes inclinadas hay varios bloques por donde puede ir subiendo, pero varias piedras pasan de un lado a otro por allí. Lara empieza a saltar de bloque en bloque mientra va esquivando las piedras como puede. Llega un pasillo que esta arriba.

Recorre un corto pasillo, donde mata algunos caballeros griegos que custodiaban una de las llaves que esta en un pedestal.

Vuelve sobre sus pasos, esquivando las piedras a toda velocidad. Ahora va por el lado derecho, donde hay también bloques, sobre el piso inclinado. Llega al otro extremo, mata otro par de guerreros griegos y agarra la segunda llave.

Vuelve a la habitación principal y empieza avanzar por el pasillo, esquivando las piedras como puede. Pone las dos llaves, se abre la puerta. Cuando cruza la reja, una piedra cae detrás de ella y empieza a rodar hacia la chica. Lara empieza a correr, esquiva algunas guadañas y sube a un piso más alto. La piedra choca con mucha fuerza contra la pared.

Lara recorre una corta galería y llega a una gran sala, donde en primer lugar da cuenta de algunos caballeros griegos que merodean por allí. En esa habitación hay cuatros columnas que tienen una piedra cada una en la cima. Además hay cuatros hoyos, donde tendrían que ir las piedras. Hay una puerta de piedra en el otro extremo de la habitación y cuatros mas a los costados que están abiertas.

Desde las puertas salen varios caballeros blandiendo sus espadas. La arqueóloga agarra su escopeta y empieza a disparar. Todos los enemigos caen abatidos. Lara toma uno de los caminos de la derecha, sube por unas escaleras y llega a un pasillo donde hay pinchos que salen y vuelven a ocultarse y una roca que pasa de un lado a otro a mucha velocidad.

Lara calcula el tiempo de la trampa y logra pasarla sin problemas. Sube por unas escaleras y llega a un lugar donde hay un interruptor. Lo presiona y vuelve. Una de las piedras de los pilares había caído al hoyo correspondiente. Ahora la arqueóloga toma el otro camino de la derecha. Sube por unas escaleras y llega a una sala donde hay varios cuchillas que se cierran y se abren.

La arqueóloga pasa sin problemas las trampas y toca otro interruptor que hace que otra piedra caiga al hoyo correspondiente. Vuelve sobre sus pasos y entra por otra puerta, donde mata a dos caballeros que merodean por el pasillo. Pasa algunas bolsas de pinchos y se tira por un túnel lleno de agua.

Sigue buceando por el largo túnel, hasta que llega a una sala bajo el agua, donde hay muchísimas piedras que van de un lado a otro de la habitación a toda velocidad. La chica calcula el tiempo en que tardan las cincos piedras en pasar de un lado a otro de la sala.

Cruza la trampa, buceando a toda velocidad. Esquiva la ultima piedra por un pelo. Sigue nadando y al final del túnel subterráneo da una habitación donde hay un interruptor. Lara presiona el botón y se vuelve a sumergir al túnel de agua. Esquiva la trampas de las rocas y vuelve a a habitación principal. Entra por la ultima puerta, sube por unas escaleras y llega a una parte donde hay una enorme sala. Que va subiendo por un empinada. Al final esta el interruptor. Pero en el techo hay como unas 15 piedras rodantes que cubren casi toda la sala.

-Maldición, hay muchas rocas, como voy hacer para pasarlo.

Lara empieza a caminar con mucho cuidado. Cuando se pone debajo de la primero roca, esta no se cae.

-Que raro, no cayo ninguna roca. Puede ser que vayan cayendo de forma aleatoria mientras vaya avanzando. Tengo que estar atenta.

Lara sigue avanzando. De repente dos piedras caen adelante de ella y empiezan a rodar. La arqueóloga lo esquiva de milagro. Pero cuando se corre, otra roca cae. Lara empieza avanzar y esquivar las rocas como van cayendo. En un momento una de las rocas cae encima de ella. La chica se tira de cabeza, para no morir aplastada. Finalmente llega donde esta el interruptor y lo presiona.

Todas las rocas se activan y caen, lo que le permite regresar a la habitación principal sana y salva. Cuando regresa a la sala principal, ve que las cuatro rocas están en los hoyos y la enorme puerta de piedra esta abierta.

Lara se mete por el nuevo camino. Varios caballeros salen al ataque, pero la arqueóloga los extermina con su escopeta. Entra a una galería donde hay una enorme reja donde se puede mirar del otro lado que hay un angosto pasillo que sube. Al final de la sala hay una puerta, que se abre cuando la chica se para sobre un bloque adelante de la puerta. Lara cruza la puerta y la misma se cierra detrás de ella.

Lara mira que al final de pasillo, en lo mas alto hay una piedra. Detrás de ella hay un piso de distinto color. Y detrás de la piedra rodante hay una puerta que esta cerrada. Lara empieza a avanzar con mucho cuidado. De golpe la piedra empieza a rodar a toda velocidad hacia la chica.

La arqueóloga se concentra y en cierto momento empieza a correr hacia la piedra. Realiza un largo salto y pasa por arriba la piedra que pega muy duro en la pared y se para sobre el piso que tiene otro color. La puerta que esta al fondo del pasillo se abre. Lara aterriza de manera brusca después de realizar el peligroso salto.

-Difícil la trampa, pero la pase.

Lara sube por el pasillo y entra por un corto pasillo. Llega a una sala donde hay un enorme pozo con pinchos. Hay varias plataformas ubicados linealmente. En la ultima plataforma hay un pedestal que contiene la llave de Atlas. Lara nota que arriba de cada plataforma hay una piedra. Ademas el piso de cada plataforma no esta en buenas condiciones.

Lara salta a la primera plataforma que empieza a romperse, al mismo tiempo de que cae la roca. La arqueóloga salta antes de morir aplastada a la siguiente plataforma. De esta manera va pasando de plataforma en plataforma esquivando todas las rocas. Finalmente llega donde esta la llave y la agarra. Un teletransportador se activa detrás del pedestal.

Lara se mete en el teletransportadosr y a los pocos segundo se encuentra frente a la entrada de la prueba de Atlas.

-Bueno, ya tengo la tercera llave, vamos por la cuarta.

Saludos.

#20 Oraculo

Oraculo

    Soy el Bounty Hunter más temible de la Galaxia

  • Cazarrecompensas
  • MarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcar
  • 7.942 mensajes
  • Hombre
  • Rosario - Argentina

  • Juego favorito:
    Tomb Raider I

Publicado el 09 febrero 2010 - 20:38

CAPITULO XI: LA PRUEBA DE ARES

Lara vuelve a la habitación donde están las palancas azul y violeta. Pone la palanca en la posición del color azul. En el trayecto que lleva a la puerta de Ares, varios caballeros salen de sus escondites y atacan, pero no llegan muy lejos ante la escopeta. Lara ve que la puerta de Ares esta abierta, se mete por el nuevo camino y llega donde esta la reja que tiene la inscripción, en la parte de arriba, de:

ARES

La arqueóloga empuja la reja con todas sus fuerza y se mete por el angosto pasillo. Pasa algunas bolsas de pinchos. La arqueóloga pasa las trampas sin problemas. Llega a un lugar donde hay tres puertas que están cerradas, hay muchas columnas que están derrumbadas en el piso y hay mucho polvo por los recientes derrumbes.

Lara empieza a caminar, cuando de golpe detrás de las columnas salen varios esqueletos que tienen armaduras de guerreros. Los enemigos blanden sus espadas para atacar a la arqueóloga. Lara saca su ballesta con flechas explosivas y ajusta cuentas con los esqueletos.

Además de las tres puertas, hay otra puerta mas grande que necesita de tres amuletos para poder ser abierta. La arqueóloga busca por los alrededores algún interruptor, hasta que localiza una jumper switch detrás de una columna. Activa el interruptor y la puerta que esta mas a la izquierda se abre. Desde dentro salen tres esqueletos blandiendo sus espadas pidiendo a gritos ser eliminados. Se cumple el pedido con puntualidad.

Lara recorre una estrecha galería plagado de disparadores de fuego y puerta con dientes que se abren y se cierran. Pasa todas las trampas sin problemas. Llega a una sala donde hay un enorme pozo con un liquido verde no apto para nadar, ademas de varias rampas resbaladizas con disparadores de fuego entre cada una de ellas dificultando la travesía por las mismas.

Lara calcula el tiempo de los disparadores de fuego y empieza a saltar por las rampas resbaladizas, esquivando los disparadores de fuego como puede. Al final aterriza en una plataforma que empieza a romperse. Desde ahí salta a una serie de plataformas medias rotas, donde finalmente llega a una plataforma donde hay una palanca y una puerta.

La arqueóloga baja la palanca y se mete por el nuevo camino. Recorre un estrecho pasillo y llega a una habitación donde hay un pedestal con el primer amuleto, que tiene la cara del Dios de la Guerra, Ares. Aniquila dos esqueletos guerreros que custodian la reliquia y agarra el amuleto.

Un transportador se activa. Lara lo toma y automáticamente vuelve a la habitación de las tres puertas. Ahora esta abierta la segunda puerta de piedra. Varios esqueletos salen a atacar a la chica, pero corren la misma suerte que sus compañeros.

Lara entra por la nueva galería. En ese pasillo hay varias guadañas y puertas con dientes que se abren y se cierran. Pasa sin problemas las trampas y llega a una habitación donde hay otro enorme pozo lleno de pinchos de madera, mucho de ellos quebrados. Lara se horroriza un poco, porque hay varios esqueletos de guerreros empalados en muchos pinchos. Hay varios postes de madera que forman una especie de camino. En medio de los postes hay plataformas donde hay pinchos que se ocultan y vuelven a esconderse.

La arqueóloga calcula el tiempo de los pinchos que salen y se ocultan en cada plataforma. Empieza a saltar poste por poste y pasando por las plataformas. Cada vez que cae en la punta de cada poste, este se quiebra y empieza a caer al pozo de pinchos. Logra pasar la trampa con mucha dificultad. Todos los postes caen rompiendo los pinchos del pozo.

Lara baja una palanca que le abre una puerta. Sube por unas estrechas escaleras, donde hay pinchos que se ocultan y vuelven a salir. Llega a una sala donde esta el pedestal con el segundo amuleto, custodiado por dos esqueletos. Los enemigos caen abatidos por las ballesta de la arqueóloga. Agarra el amuleto.

Un transportador se activa, lo que le permite a la arqueóloga volver a la habitación de las tres puertas. Ahora la tercera puerta esta abierta. Lara entra por un largo pasillo donde hay cuchillas que se abren y se cierran, ademas de pinchos que se ocultan y vuelven a salir.

La científica, calcula el tiempo y pasa sin problemas las trampas. Sube por unas escaleras y llega a otra sala donde hay enorme galería totalmente destruida, donde hay columnas rotas y las paredes están totalmente están destruidas. En esa habitación hay dos enormes estatuas de guerreros griegos, que miden como dos metros. Las dos estatuas tienen escudo, casco y una enorme espada. Al final de la sala hay una puerta que necesita como dos especies de amuletos en forma de rombo para ser abierta.

De golpe las dos estatuas empiezan a moverse. Rompen la base donde están paradas y sus ojos brillan con una intensa luz azul. Los dos colosos gritan produciendo un sonido metálico bastante sordo. Lara saca su escopeta. Una de las estatuas se acerca a toda velocidad y la ataca con fuerte golpes de espada. La arqueóloga esquiva los ataques con distintos saltos, al mismo tiempo que dispara con su escopeta.

El monstruo recibe un daño considerable pero no para con sus ataques. La otra estatua empieza atacar con rayos azules, pero no le puede pegar a la arqueóloga. La lucha se torna de manera atroz. Lara logra exterminar una estatua, que cae pesadamente al piso rompiéndolo. La otra estatua sigue atacando con rayos eléctricos, pero al final cae abatida a manos de la escopeta de la científica.

Las dos estatuas explotan en mil pedazos dejando dos rombos de color azul en el piso. La arqueóloga agarra los rombos y los ubica en el lugar correspondiente. La puerta se abre. La arqueóloga se abre paso por unas escaleras. Llega a una habitación donde hay un pedestal con el tercer amuleto. Dos esqueletos que están custodiando el amuleto atacan a la chica. La saqueadora los elimina con su ballesta.

Lara agarra el amuleto y vuelve por un transportador que lo deja en la habitación de las tres puertas. La saqueadora de tumbas pone los amuletos. La enorme puerta de piedra. Sube por unas enormes escaleras y llega a otra galería totalmente destruidas, donde hay una puerta que necesita cuatros rombos como los anteriores para ser abiertas. Hay otras dos puerta del otro lado. Varios esqueletos salen para atacar a la chica. Son rápidamente eliminados. La arqueóloga entra por una de las dos puerta, sube por unas escaleras y llega a una habitación donde hay un enorme pozo con pinchos. Hay tres sogas que atraviesan todo el pozo.

La saqueadora empieza a columpiarse por las sogas y va saltando de soga en soga, hasta que atraviesa el pozo. Sube por unas escaleras y llega a una habitación donde hay varios pinchos que se ocultan y salen sobre un pedestal que tiene el primero de los rombos. La arqueóloga atraviesa un pasillo plagado de pinchos que se ocultan y salen, y algunas bolsas de pinchos.

Del otro lado del pasillo hay una palanca. Presiona la palanca y los pinchos del pedestal se desactiva, pero a los 15 segundos vuelven a activarse. Lara presiona de nuevo la palanca y empieza a correr a toda velocidad, esquiva los pinchos y las bolsas de pinchos como puede, agarra el rombo y salta para atrás. Los pinchos se vuelven a activarse.

La arqueóloga ve que detrás de una columna hay un pasadizo muy estrecho y totalmente oscuro. Empieza avanzar por ese camino, con bengala en mano. Llega a una habitación donde hay otro pozo con pinchos y hay dos sogas con una guadaña en el medio de ella, oscilando lentamente.

Del otro lado hay un pedestal con el segundo rombo. Hay dos esqueletos que están tirando al piso, a los costados del pedestal. Lara empieza a columpiarse por la soga, esquiva la guadaña y llega a la segunda soga lo que le permite llegar al otro lado. Agarra el rombo. Los esqueletos reviven, pero vuelven al sueño eterno por culpa de las flechas explosiva.

Lara vuelve sobre sus pasos a la habitación principal, donde hay que poner los 4 rombos. La saqueadora de tumbas, toma el otro camino y llega a una habitación donde hay un enorme caballo de hierro parado arriba de un bloque. A los costados hay diversas columnas algo deterioradas.

Detrás de la estatua del caballo hay una puerta y una palanca. Lara la presiona y entra por el nuevo camino. Recorre un corto pasillo y llega a una sala donde hay un pedestal donde esta el tercer rombo, pero hay dos estatuas enormes como las que había peleado antes la arqueóloga que custodian la reliquia.

Las dos estatuas reviven y empiezan a atacar a la saqueadora de tumbas. Lara empieza a combatir con escopeta con todo lo que tiene. Luego de una larga lucha las dos estatuas caen al piso y explotan en mil pedazos. Lara agarra el tercer rombo y vuelve a la habitación donde esta la estatua del caballo.
De repente se abre una enorme pared y sale una estatua como las anteriores que tiene en su pecho el cuarto rombo. Sale corriendo y se sube al caballo. De repente el caballo cobra vida y salta desde su pedestal.

Lara saca su escopeta y empieza a dispararle al enemigo. El caballo empieza a correr a toda velocidad hacia Lara para embestirla. La saqueador esquiva el ataque haciéndose a un lado. El caballero saca su enorme espada y ataca con muchos golpes, pero la arqueóloga lo esquiva con varios saltos. La lucha se vuelve terrible, ya que el caballo se mueve a mucha velocidad y unido a los incesantes ataques del caballero, le hace muy difícil a la arqueóloga poder acabar con su enemigo. Lara le acierta dos tiros en la cabeza al caballero que hace que caiga de su caballo. El equino se enfurece y se abalanza como loco hacia la chica.

Grave error comete el animal, ya que Lara con un par de granadas lo aniquila en un abrir y cerrar de ojos. La estatua se levanta algo destruida y empieza a tirar distintos rayo, pero no acierta ninguno. Lara saca sus uzis y acribilla a tiros al enemigo que cae pesadamente al piso y explota en pedazos, dejando el ultimo rombo en el piso.

La arqueóloga agarra el ultimo rombo y vuelve a la habitación principal. Pone los cuatros rombos en su lugar y la enorme puerta se abre. Lara sube por unas largas escaleras y ve que en un pedestal esta la cuarta llave, la de Ares. Agarra la llave y un portal se activa, lo que permite volver a la habitación principal del templo

Saludos.

#21 Oraculo

Oraculo

    Soy el Bounty Hunter más temible de la Galaxia

  • Cazarrecompensas
  • MarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcar
  • 7.942 mensajes
  • Hombre
  • Rosario - Argentina

  • Juego favorito:
    Tomb Raider I

Publicado el 12 febrero 2010 - 21:55

CAPITULO XII: LA PRUEBA DE SISIFE

Lara vuelve a la hall principal del templo. Ahora se dirige a otra puerta de piedra para ir a buscar la quinta y sexta llave. La saqueadora ve la combinación de palancas que necesita para que esa puerta de piedra pueda ser abierta. Luego de que pone la combinación correcta entra por el nuevo camino y llega a una sala donde hay dos puertas de piedra mas: SISIFE y POSEIDON.

La arqueóloga ve el color que hay arriba de cada puerta y vuelve para activar la puerta que lleva a la prueba de SISIFE. Luego de poner la combinación, Lara vuelve y entra por la nueva puerta que lo lleva a un pequeño cuarto donde hay una reja de hierro y arriba esta la descripción, en griego antiguo,

SISIFE

-Según la mitología griega Sísife fue fundador y rey de Éfira. Era hijo de Eolo y Enarete y marido de Mérope. Fue el padre de Odiseo con Anticlea, antes de que ésta se casase con su último marido, Laertes.
Fue el padre, con Mérope, del dios marino Glauco. Se decía que había fundado los Juegos Ístmicos en honor a Melicertes, cuyo cuerpo había encontrado tendido en la playa del istmo de Corinto.

Fue promotor de la navegación y el comercio, pero también avaro y mentiroso. Recurrió a medios ilícitos, entre los que se contaba el asesinato de viajeros y caminantes, para incrementar su riqueza. Desde los tiempos de Homero, Sísife tuvo fama de ser el más astuto de los hombres. Cuando Tánatos fue a buscarle, Sísifo le puso grilletes, por lo que nadie murió hasta que Ares vino, liberó a Tánatos, y puso a Sísife bajo su custodia.

Pero Sísife aún no había agotado todos sus recursos: antes de morir le dijo a su esposa que cuando él se marchase no ofreciera el sacrificio habitual a los muertos, así que en el infierno se quejó de que su esposa no estaba cumpliendo con sus deberes, y convenció a Hades para que le permitiese volver al mundo superior y así disuadirla. Pero cuando estuvo de nuevo en Corinto, rehusó volver de forma alguna al inframundo, hasta que allí fue devuelto a la fuerza por Hermes.
En el infierno Sísife fue obligado a empujar una piedra enorme cuesta arriba por una ladera empinada, pero antes de que alcanzase la cima de la colina la piedra siempre rodaba hacia abajo, y Sísife tenía que empezar de nuevo desde el principio. Dice Lara

La arqueóloga empuja la reja de hierro que se abre en dos y entra por un estrecho pasillo. El pasillo va a subiendo como una rampa. Toma otro pasillo y ve que hay una roca, una puerta - reja y otro cuarto donde hay reja que bordea parte del cuarto y del otro de la reja hay un pasillo que rodea a la misma y sube por otro pasillo angosto.
Lara se acerca a la puerta pero no se abre.

-Por lo que veo, tengo que emular el castigo que le dieron los dioses a Sisife. Tengo que empujar esta roca por el siguiente pasillo ascendente. Dice Lara

La arqueóloga empieza a empujar la piedra y la puerta se abre. Sigue empujando la piedra para ponerlo en el pequeño espacio que deja la reja que rodea ese lugar. Lara observa que por arriba de ella hay hueco que da a otro pasillo.
La saqueadora, presiona un interruptor que esta de un lado de la reja. Una puerta secreta se abre, en la reja permitiendo el acceso al pasillo que esta por el lado de afuera de la reja.

Lara toma el pasillo, bordea las rejas por el lado de afuera y toma un pasillo ascendente. De golpe le aparecen varios caballeros griegos que custodian el lugar. Como aparecieron rápidos, rápidos caen abatidos.
La saqueadora de tumbas sube por el pasillo, pero de golpe salen varias guadañas que le tratan de impedir el paso. Pasa las trampas sin problemas. Sigue subiendo por el pasillo y llega a una sala donde hay una puerta de piedra cerrada, que necesita una llave. Además hay otro pasillo donde en el fondo se ve una escalera.

Lara toma ese pasillo, sube por las escaleras y mata a dos caballeros griegos. La arqueóloga llega a una enorme sala, donde hay un camino que va subiendo que tiene forma de caracol. A los costados de ese sendero hay varias piedras rodantes bloqueadas por rejas de metal.

La saqueadora empieza a subir por la pendiente. Mata algunos caballeros que custodian el camino. Después de subir una distancia equivalente a tres piso, en la cúspide de ese sendero esta el pedestal con la llave. La arqueóloga agarra la llave.

-Bueno, ya me imagino lo que va a pasar. Piensa Lara

La saqueadora de tumbas empieza a correr por el sendero, que ahora va descendiendo de nivel. A medida que pasa las temidas roca, las rejas se van abriendo. Las piedras empiezan a rodar a toda velocidad y van chocando entre si, provocando un gran desastre, ya que van rompiendo las paredes y los pisos.

Lara sigue corriendo a toda velocidad, pero las piedras la van alcanzando de a poco. Finalmente la arqueologa entra en la habitación donde se pone la llave y se tira a un costado de la puerta. Las rocas entran a toda velocidad rompiendo casi toda la habitación. Parte de las paredes de la habitación se derrumba por el terrible impacto de todas las piedras. Varios pedazos de escombros saltan para todos lados. Lara esquiva algunos pedazos.

Luego de que termina todo el desastre, en medio de una terrible polvareda, la arqueóloga pone la llave. Entra por un nuevo camino, donde sube por una escalera en forma de caracol. Varios caballeros se abalanzan sobre la chica, pero son rápidos eliminados por las uzis.

Finalmente llega a otro cuarto donde hay otra puerta que esta cerrada y que necesita otra llave para poder ser abierta. Hay otro pasillo por donde puede seguir camino. La arqueóloga toma dicho camino. Recorre un corto pasillo, donde esquiva un par de bolsas de pinchos.

Llega a una gran sala donde hay un sendero que va subiendo, rodeada de paredes de forma inclinada. En el techo, a los costados, hay dos piedras del lado derecho y dos del izquierdo. Están enganchadas, cada una, en un hueco en el techo. Al final de ese sendero hay una palanca, una reja y detrás de la reja hay un pedestal con la llave.

La saqueadora empieza a caminar por el sendero. De repente las piedras caen y empiezan a ir de un lado a otro con mucha violencia y con mucha fuerza. Además, en ciertas partes del piso, se activan pinchos que salen y se ocultan.

-Esto no iba a ser tan facil, como pensé. Dijo Lara.

La chica se toma su tiempo para calcular y pensar para cruzar la trampa. Empieza a correr, esquiva con un rol las dos primeras roca. Esquiva los pinchos y después esquiva las otras dos rocas. Lara presiona la palanca y la reja se abre. Dos caballeros griegos salen de sus escondites, pero caen abatidos por las uzis.

Agarra la llave y los pinchos del sendero se desactivan. Lara mira que por arriba de su cabeza hay otra piedra rodante.

-Ahora entiendo porque se desactivaron los pinchos.

Lara empieza a correr a toda velocidad. La roca cae y empieza a rodar por el sendero que esta en bajada. La saqueadora esquiva las cuatro rocas como puede. La piedra que cae por el sendero, choca contra la ultima roca, produciendo otro desastre. Lara se tira de cabeza, justo a tiempo, ya que se provoca un enorme derrumbe que deja toda la habitación sepultada por los escombros.

Lara pone la llave en su lugar y la puerta se abre. Varios caballeros salen pero son eliminados rápidamente. Sube por unas escaleras y llega a un pequeño cuarto, donde hay palanca y un piso que tiene otro color. Lara presiona la palanca y el piso se abre. La chica mira que esta justo arriba del pequeño cuarto, donde empujo la primera piedra.
El piso donde esta la piedra empieza a subir como en un ascensor. Finalmente el piso sube por su totalidad y la roca yace al lado de la saqueadora.

-Ahora entiendo, debo empujar esta piedra por el camino por donde vine. De seguro hay algo debajo del piso de este ascensor. Dice Lara

Lara empieza a empujar la piedra con todas sus fuerzas. La hace rodar por la escalera que le permitió acceder al piso donde esta. La roca ahora esta en el segundo piso, pero la arqueóloga mira que hay un problema con los escombros que quedaron después del derrumbe provocado por todas las rocas que cayeron del sendero en forma de caracol.
La arqueóloga con mucho esfuerzo, mueve algunos escombros y logra liberar el camino para mover la piedra. Al llegar al borde del sendero ascendente (descendente desde donde la chica), hace rodar la piedra nuevamente.

La roca toma muchísima velocidad. Choca contra la esquina, pero dobla su trayectoria. Luego dobla de nuevo y cae en un pozo, que quedó después de activar el ascensor. Se escucha un ruido a metal y todo la habitación tiembla por algunos segundos.

La saqueadora de tumbas baja por el sendero y mira que en fondo del pozo esta la roca arriba de una fuente de metal muy grande. También ve que en el pasillo por donde entró , se abrió una entrada secreta. Lara salta el pozo y entra por el pequeño y estrecho pasillo. Al final de ese pasillo hay un pedestal con la quinta llave, la llave de Sísife.
Lara la agarra y dos caballeros aparecen por detrás, pero ellos resultan sorprendidos y eliminados. Lara vuelve sobre sus pasos a la entrada a la prueba de Sísife.

-Ahora se viene Poseidon. Dice Lara

Saludos.

#22 Oraculo

Oraculo

    Soy el Bounty Hunter más temible de la Galaxia

  • Cazarrecompensas
  • MarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcar
  • 7.942 mensajes
  • Hombre
  • Rosario - Argentina

  • Juego favorito:
    Tomb Raider I

Publicado el 01 marzo 2010 - 17:46

CAPITULO XIII: LA PRUEBA DE POSEIDON

Lara mira el color que hay encima de la puerta de piedra que da acceso a la prueba de Poseidón y va hacia la habitación donde esta la palanca. La pone en la posición correcta. Vuelve y ve que la puerta se había abierto. Recorre un corto pasillo y ve que llega a un cuarto donde esta la reja de metal y en la parte de arriba dice:

POSEIDON

La saqueadora empuja con todas sus fuerzas la reja, que se abre en dos. Recorre un corto pasillo y llega a una sala donde hay 5 estatuas de Poseidón que tienen en sus manos izquierda, una vara, pero le falta el tridente en la parte de arriba.

-Sin dudas, tengo que conseguir los 5 tridentes, para poder abrir la enorme puerta que están al final de esta sala.

Al final de la sala, hay una enorme puerta que tiene grabado un enorme tridente. La puerta esta cubierta de agua hasta la mitad. Detrás de cada estatua hay un pasillo por donde se puede seguir camino.

Lara toma uno de los cincos caminos. Recorre un corto pasillo plagados de bolsas de pinchos y pinchos que se ocultan y vuelven a salir. Y llega a una sala donde hay un enorme pozo lleno de agua pero a una temperatura muy alta. La saqueadora lo detecta ya que sale vapor en toda la superficie y el agua burbujea mucho.

Por todo el pozo hay varios pilares de piedras que apenas sobresalen del agua algunos centímetros, formando una especie de camino. Del otro lado hay otra puerta por donde puede seguir.
La saqueadora de tumbas empieza a saltar de pilar en pilar con mucho cuidado de no caer al agua caliente. Algunas burbujas le pegan en la pierna a Lara provocándole algunas quemaduras. Finalmente llega al otro extremo de la piscina. Sube por unas escaleras y llega a una habitación donde hay varios contenedores esféricos de piedra, colgada del techo. Al otro extremo estaba el primer tridente arriba de un pedestal.

La arqueóloga corre y agarra el tridente. De repente los enormes cantaros de piedra empieza a volcarse. Lara empieza a correr a toda velocidad. De los contenedores empieza a caer agua a muy alta temperatura. La arqueóloga corre a toda velocidad y empieza a saltar de pilar en pilar, pero agua caliente cae a la piscina y el nivel de líquido empieza a subir.

Finalmente Lara logra llegar al otro extremo de la piscina, ya cuando el agua cubre los pilares por completo. Vuelve a la habitación principal y pone el primer tridente en la estatua. Ahora entra por otra puerta y recorre otro pasillo donde llega a una entrada que lo lleva por un túnel debajo del agua.

Lara se tira al agua y empieza a bucear a toda velocidad. En el túnel hay varias cuchillas y pinchos que salen y se ocultan. La saqueadora pasa con mucho cuidado las trampas y llega al final del túnel donde hay una palanca submarina y hay una puerta. Activa la palanca, que le permite pasar por la puerta y salir del túnel de agua.

En esa habitación hay varias estatuas de sirenas con cantaros que lanzan agua a una fuente que esta en el centro de la sala. A los costados de la fuente hay varias estatuas de guerreros marinos que tienen un tridente en sus manos. Al fondo de la sala hay una puerta que necesita dos amuletos.

Lara nota que las estatuas de los guerreros empiezan a moverse. Los ojos de las estatuas empiezan a brillar con una intensa luz verde azulada. Las estatuas rodean a la saqueadora. Lara saca sus uzis al instante que los enemigos empiezan a atacar a toda velocidad con sus tridentes.

La lucha se torna terrible, pero finalmente la arqueóloga derrota a todos los enemigos. En el suelo queda uno de los dos amuletos que tienen forma de pescado de color azul. Lara empieza a investigar por la habitación y encuentra que en el fondo de la fuente hay un túnel. Lara se mete a la fuente y empieza a bucear por el túnel que tiene varias cuchillas que cortan el paso.

La saqueadora de tumbas pasa sin problemas las cuchillas. Dobla a la derecha y ve que al final de túnel hay palanca submarina. Activa la palanca y vuelve a la habitación de la fuente. Lara nota que hay un muro que se abrió. Desde ese nuevo camino salen dos guerreros más blandiendo sus tridentes. Son rápidamente eliminados por la escopeta de la chica.

Lara se mete por el pasillo donde hay varias bolsas de pinchos que tratan de impedir el paso. Pasa las trampas y agarra el segundo amuleto que esta en un pedestal. Vuelve a la sala de la fuente y pone los dos amuletos.

La puerta se abre y Lara sube por unas escaleras hasta que llega a una pequeña habitación donde hay un pedestal con el segundo tridente. Agarra el amuleto y vuelve a la sala principal donde hay que colocar los tridentes. Ahora entra por otro sendero y recorre un corto pasillo donde hay algunas bolsas con pinchos.

Llega a una sala donde hay una enorme piscina, que esta alimentada por una enorme cascada que cae en una de las paredes del techo. En el fondo de la piscina hay distintas pinturas del dios Poseidón blandiendo su poderoso tridente, antes muchas sirenas.

-Es precioso. Piensa Lara.

En toda la sala hay varias imágenes de Poseidón y sus súbitos. Además hay dos puertas que están cerradas por una reja totalmente oxidada. Lara mira que en el fondo de a piscina hay una palanca. Se tira al agua y activa el interruptor. Un camino secreto, debajo del agua se abre.

La saqueadora toma aire y se mete por el estrecho túnel. En ese túnel hay varios pinchos que se ocultan y vuelven a salir. Lara pasa sin problemas las trampas. Activa una nueva palanca y cruza por una reja, toma aire y sale a una pequeña donde hay dos interruptores. Lara los activa y vuelve a la habitación de la piscina. Una de las dos rejas se había abierto.

Salen algunos guerreros con tridentes pero explotan en mil pedazos por los tiros de la escopeta. Recorre un corto pasillo donde hay varias guadañas y llega a una habitación donde hay un enorme pozo con agua a 100 grados. Hay varias plataformas donde cada tantos segundos, sale un chorro de agua hirviendo como si fuera un geiser. Del otro lado del pozo hay otro interruptor que necesita activarse.
La saqueadora de tumbas calcula muy bien el tiempo de los chorros de agua caliente. Empieza a saltar por las plataformas a medida de que los chorros de agua caliente se detienen. Logra llegar al otro extremo del pozo, presiona el interruptor y vuelve sobre sus pasos.

Regresa a la habitación de la piscina y ahora se ve que la otra puerta esta abierta. Nuevos guerreros salen de su escondite, pero caen victimas de la escopeta de la arqueóloga. Lara entra por el nuevo camino, pasa algunas guadañas que intentan impedir el paso y llega a una habitación donde con algo de agua, hay una palanca en uno de los extremos de ese sendero y del otro lado hay una puerta.
Lara baja la palanca y la puerta se abre. A los 5 segundos se vuelve a cerrar.

-Ya me parecía. Dice Lara

La arqueóloga presiona la palanca y empieza a correr, pero el agua en sentido contrario con mucha fuerza impidiendo que llegue a la puerta.

-¡Maldición! Dice Lara

La arqueóloga vuelve a presionar la palanca y empieza a correr a toda velocidad pero esta vez saltando por los costados del sendero. Logra pasar la puerta por un pelo. Del otro lado de la puerta hay un pedestal con tercer tridente. Lo agarra, la puerta se abre y regresa a la habitación principal de la prueba de Poseidón.

Lara entra por la cuarta puerta y recorre un corto sendero donde hay pinchos que se ocultan y vuelven a salir. Pasa sin problemas las trampas. Nota que el sendero empieza a hundirse en un estanque con agua. La saqueador avanza como puede con el agua hasta la cintura. En un momento la profundidad es tal que tiene que empezar a bucear para poder seguir.

Lara toma aire y empieza a bucear. De golpe cae una piedra que empieza a rodar bajo el agua hacia la chica. La saqueadora se mete por un túnel auxiliar para esquivar la piedra que pasa por unos milímetros. Sigue por el túnel hasta que llega a una sala, donde varios pedazos rotos del techo caen. Lara lo esquiva como puede y finalmente sale para tomar aire.

Sube por una plataforma. En lo alto del techo ve que hay otro camino. Lara empieza a escalar por las grietas que hay en las paredes. En distintos tramos caen pedazos de piedra que no logran dañar a la chica. Otros pedazos de cornisas se desprenden cuando la saqueadora se cuelga en ellos. Finalmente logra llega a la cima de la sala. Entra por un pasillo deteriorado, donde aniquila a dos guerreros. En esa habitación esta el cuarto tridente.

Vuelve sobre sus pasos a la habitación de los tridentes y toma el último camino que le queda. En ese pasillo hay varias cuchillas a distintas alturas. Salta algunas y otras pasa agachada.
Lara llega a una sala donde hay una piscina que tiene profundidad enorme, donde no se ve el fondo. Varios guerreros con tridentes salen detrás de algunas columnas para atacarla, pero perecen en el intento. La saqueadora toma mucho aire y se tira de cabeza a la piscina.

Empieza a bucear a toda velocidad. Luego de unos 15 segundos llega al fondo de la profunda piscina. En el fondo hay una palanca y una reja. Activa la palanca y entra por un pasillo. Lara empieza a notar la falta de aire, pero sigue a toda velocidad. Esquiva algunas cuchillas. Finalmente llega a una cuarto, donde puede tomar aire. En esa habitación esta pedestal con el quinto tridente.

Lara agarra el amuleto y se abre un muro secreto donde salen dos guerreros blandiendo sus tridentes. Corren la misma suerte que sus compañeros. Lara toma aire y vuelve por el largo trayecto por el pasillo. Llega casi ahogándose a la superficie de la piscina.

-Uffff, que profundidad que tenia esa piscina. Dice Lara , agitada por el esfuerzo.

Luego de descansar vuelve a la habitación donde pone los 5 tridentes. La enorme puerta se abre. Del otro lado hay una enorme escalera y en el fondo esta, sobre un pedestal, la llave de Poseidon. De repente las estatuas donde puso los tridentes, reviven. Los ojos de las estatuas se ponen de un color azul.

-Maldición, lo único que faltaba. Dice Lara, sacando su escopeta.

La lucha es atroz ya que las estatuas atacan a toda velocidad con sus tridentes. Lara extermina a tres ellas, pero las dos siguen atacando a toda velocidad. Finalmente todas las estatuas son destruidas en mil pedazos. Lara sube por las escaleras y agarra la llave de Poseidón

Sale de la prueba de Poseidón.

-Bueno, vamos por la siguiente prueba. Dice Lara.

Saludos.

#23 Oraculo

Oraculo

    Soy el Bounty Hunter más temible de la Galaxia

  • Cazarrecompensas
  • MarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcar
  • 7.942 mensajes
  • Hombre
  • Rosario - Argentina

  • Juego favorito:
    Tomb Raider I

Publicado el 22 marzo 2010 - 04:51

CAPITULO XIV: LA PRUEBA DE ARTEMISA

Lara sale al hall principal del templo. Varios caballeros griegos salen detrás de unas columnas, pero son rápidamente eliminados. Lara va a la zona de palancas donde pone la combinación adecuada para poder acceder a la última de las cuatros puertas. Al pasar la misma, ve que hay dos puertas más con las dos pruebas que le queda: ARTEMISA y JASON.

La arqueóloga vuelve hacia la otra zona de palancas y la activa. Al volver, una de las dos puertas se había abierto. Entra y ve que hay una reja de metal algo oxidada, con la siguiente descripción en la parte superior:

ARTEMISA

Lara empuja con todas sus fuerzas la reja que se abre en dos. La saqueadora recorre un corto pasillo, baja por una escalera y llega a una sala donde hay muchos árboles y toda la sala esta cubierto de hiedras, arbustos.

-Esto parece un bosque y parece totalmente abandonado. Piensa Lara

La arqueóloga empieza a investigar la sala. De repente detrás de unas columnas con enredaderas aparecen varios guerreros que portan arco y flecha. Empieza a disparar flechas a toda velocidad. Lara empieza a esquivar los ataques y elimina a los enemigos.

Lara localiza un jumper switch en una pared que esta detrás de un árbol, en una zona muy oscura. Al activare el interruptor, se siente un ruido de que se mueve una piedra. La saqueadora empieza a buscar que es lo que se activo. Nota que puede subir por una enredadera a un entrada elevada.
Lara sube por la planta y se mete por un estrecho pasillo. En la parte mas oscuro hay una puerta de piedra abierta. Salen dos guerreros de Artemisa, pero son rápidamente eliminados. Recorre un pasillo oscuro débilmente iluminado por algunas antorchas que hay por el sendero. Llega a una pequeña sala donde hay una palanca. La activa.

Vuelve a la sala principal y sigue buscando que es lo que activo la palanca. En una de las esquinas de la habitación hay una piscina cubierta de musgo y plantas acuáticas. En el fondo de la misma hay una reja que está abierta.

Lara se tira al agua y empieza a bucear el túnel. La gran cantidad de algas que hay cubren en partes las filosas cuchillas que custodian el túnel. Lara pasa las cuchillas a toda velocidad y llega a una habitación, fuera del agua, donde hay un pedestal con una llave de color marrón.

Lara vuelve sobre sus pasos y ve que detrás de unos árboles hay una cerradura totalmente oxidada y que se camufla en medio de las enredaderas que hay en la pared. Al poner la llave, un muro se abre, dando un lugar a un pasadizo secreto donde hay una escalera que sube en forma de caracol.

La saqueadora sube por la escalera unos cuantos metros y llega a la parte superior de la enorme sala. Desde allí ve la cantidad de árboles y plantas que hay en esa enorme sala. A lo lejos, del otro extremo de la habitación hay una plataforma y hay dos palancas. Del techo cuelgan unas 5 sogas largas.
Lara mira que en las paredes hay varios agujeros no muy grandes, pero si muchos de ellos.

-Hummmm, me resulta medio raro, todo parece fácil y tranquilo, pero me huele a que hay una trampa que trata de impedir que llegue a las palancas. Dice Lara.

La arqueóloga empieza a saltar por las sogas. De repente de los huecos empiezan a salir a toda velocidad dardos de metal que se incrustan en la pared contraria. Lara empieza a esquivar como puede los dardos, a medida que va pasando. Finalmente llega al otro lado. Baja las dos palancas. Una enorme puerta de piedra se abre del otro extremo de la sala.

Lara baja por unas grietas al piso de la sala. Detrás de las enormes salas salen varios guerreros con arcos y flechas, pero caen abatidos por la escopeta de la arqueóloga. La saqueadora se mete por una larga galería cubierta de plantas y varias columnas a los alrededores. De entre las plantas empiezan a salir dardos con puntas de acero a toda velocidad. La arqueóloga se agacha para pasar las trampas.

Luego baja por unas escaleras y llega a otra enorme sala donde hay una fuente cubierta de enredaderas y plantas. En los alrededores de la gran sala hay un balcón que tiene cabezas de hermosos ángeles cubiertas de espesa hierba. Detrás de la fuente hay una enorme puerta de metal y a los costados hay dos agujeros, donde se necesita de dos amuletos para poder abrir la puerta.

A los costados hay unas escaleras que llegan hasta el balcón de arriba. Lara sube por las escaleras de la derecha y llega al balcón. Varios pájaros de piedras sobrevuelan la sala y empiezan a atacar a Lara con rayos de color amarillo. La chica esquiva los ataques que hacen trizas las paredes.
Lara, con sus uzis, pone fin a los días de sus enemigos. En ese balcón hay 3 puertas que están cerradas. La saqueadora recorre todo el largo pasillo y encuentra que detrás de unas enredaderas hay un jumper switch. Lo activa y una de las puertas se abre.

Lara entra por el nuevo camino, donde hay varias guadañas que esquiva sin muchos problemas. Luego baja por unas escaleras y llega a una sala donde hay un pozo en uno de los extremos. La arqueóloga mira para ver que hay debajo de esa abertura. En el fondo hay lava, pero hay un borde un metro más abajo donde puede agarrarse.

Lara se descuelga y se deja caer para agarrarse al borde. Bordea una pared y luego realiza un salto hacia atrás para aterrizar en una plataforma. En esa habitación, además de la lava, hay una reja de metal y del otro extremo, separado por un pozo lleno de lava, una palanca.

La saqueadora salta el pozo de lava y presiona el interruptor. La reja se abre, pero a los 5 segundos se cierra.

-No da mucho tiempo, voy a tener que ser muy rápida. Dice Lara

Lara presiona la palanca de nuevo, gira y empieza a correr a toda velocidad. Salta el pozo y corre a toda velocidad. Logra pasar la puerta por un milagro. Detrás de la reja hay un botón que la arqueóloga presiona. De repente se abre un muro y cae mucha agua, apagando la lava que había en la sala.
La saqueadora ahora puede volver por donde vino. Camina por la lava fría y seca, se agarra del borde por donde bajo y salta hacia el borde del piso de arriba. Llega al pasillo de la sala principal y ve que hay otra reja que esta abierta. Varios pájaros de piedras aparecen de golpe para atacarla, pero son eliminados rápidamente.

La saqueadora entra por el nuevo camino. En ese pasillo hay varios disparadores de fuego, pero la arqueóloga pasa sin problemas la trampa. Lara llega a una sala donde hay varias columnas destruidas cubiertas de plantas y musgo. Detrás de esas ruinas salen algunos guerreros pero perecen rápidamente.
Lara ve que detrás de unas de las columnas, hay una entrada que esta media oculta con una enredadera. La arqueóloga sube por el mismo. Recorre un pasillo bastante oscuro. Finalmente ese camino hace que Lara llegue a la parte superior de la sala.

En la parte superior de la sala hay tres sogas colgadas del techo. Del otro extremo hay una plataforma y un nuevo botón. Lara empieza a saltar por las sogas, pero dos pájaros de piedra la empiezan a atacar con rayos eléctricos. La saqueadora logra llegar a la plataforma y rinde cuenta con sus enemigos.
Presiona el botón y vuelve sobre sus pasos al balcón del pasillo principal. Lara entra por la última puerta y baja por unas escaleras. De repente una piedra cae por detrás de ella y empieza a rodar a toda velocidad.

La arqueóloga empieza a correr a toda velocidad. Finalmente llega a una sala, donde la chica esquiva la piedra. En esa sala hay una palanca en el medio de la habitación. En los costados de la misma hay dos rejas que están cerradas.

Lara se acerca muy despacio y presiona la palanca. Las rejas se abren y desde la oscuridad que hay detrás de cada una de ellas, salen dos guerreros montados en sus caballos. Portan arco y flechas. Los enemigos ven a la arqueóloga y se abalanzan contra ella. Uno de los guerreros empieza a disparar flechas a toda velocidad.

Lara esquiva los ataques como puede y saca sus uzis. El intercambio de balas y flechas es atroz. Finalmente uno de los enemigos cae abatido. Explota en mil pedazos y queda un diamante de color rojo. El otro enemigo ataca con todo, pero sigue la misma suerte que su compañero, dejando otro diamante rojo.
Lara vuelve al balcón, baja por las escaleras y pone los dos diamantes rojos. La enorme puerta se abre. La saqueadora sube por unas largas escaleras y llega a una sala donde en el centro hay un pedestal y en el esta la lave de Artemisa.

-Finalmente tengo la séptima llave, con esto solo me queda una sola. Dice Lara.

Lara agarra la llave. Un muro se abre detrás del pedestal. Lara recorre un corto pasillo y ve que al final hay un piso, donde sale un rayo azul en forma de espiral.

-Parece ser un teletransportador. Dice Lara

La arqueóloga se mete en el espiral e instantáneamente se encuentra en la entrada a la prueba de Artemisa. Lara sala a toda velocidad de ese lugar para entrar en la última prueba que le queda…

Saludos.

#24 Oraculo

Oraculo

    Soy el Bounty Hunter más temible de la Galaxia

  • Cazarrecompensas
  • MarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcar
  • 7.942 mensajes
  • Hombre
  • Rosario - Argentina

  • Juego favorito:
    Tomb Raider I

Publicado el 22 abril 2010 - 20:09

CAPITULO XV: LA PRUEBA DE JASON

Lara retoma los pasillos por donde paso antes y se dirige a las zonas de palancas para poner la combinación correcta para poder entrar a la última prueba del hall de los legendarios.

Varios caballeros griegos aparecen detrás de las columnas, pero son rápidamente eliminados. Después de poner la combinación correcta vuelve sobre sus pasos y entra por la puerta de la última prueba. Lara ve que hay una reja de metal algo oxidada, con la siguiente descripción en la parte superior:

JASON

-Ahora que recuerdo que Jasón es un héroe mitológico griego. Hay diferentes versiones sobre quién fue su madre: Alcímede, Polimede, Polimela, Eteoclímene, Polifeme o Teogneta. Su padre fue Esón. Fue rey de Yolcos y destronó a su tío Pelias. Éste fue advertido por el oráculo de que tuviera cuidado con un hombre calzado con una sola sandalia porque pondría en peligro su trono.

-Jasón fue educado por el centauro Quirón hasta que fue adulto. Cuando Jasón cumplió los veinte años, se dirigió a Yolcos dispuesto a recuperar el trono que por herencia le pertenecía. En el camino, tuvo que cruzar un río donde perdió una de sus sandalias. Al llegar a la ciudad, fue llamado por su tío Pelias y éste, al darse cuenta de que aquél podía ser el hombre que anunciaba el oráculo, decidió alejarlo de su tierra enviándolo a una difícil misión: viajar hasta la Cólquida (al pie del Cáucaso), y traer de allí el vellocino de oro, que había sido la piel de un carnero fabuloso que había salvado la vida a Frixo, antepasado de Pelias, y lo había trasladado a la Cólquida. Continúa Lara diciendo

-Allí Frixo ofreció en sacrificio a Zeus este carnero y luego regaló la piel del animal, que era de oro, al rey Eetes, que lo depositó en un árbol custodiado por dos toros que arrojaban fuego por la boca y una serpiente que nunca dormía. Dice Lara

-Jasón, acompañado de un grupo de unos cincuenta héroes griegos se hicieron a la mar en dirección a la Cólquida. No mucho después que llegaron a la isla de Lemnos, donde sólo habitaban mujeres. La reina, Hipsípila, que se enamoró de Jasón, le contó que las mujeres de la isla habían sido castigadas por la diosa Afrodita, al no rendirle culto, impregnándolas de un olor tan desagradable que los hombres las habían rechazado, uniéndose con mujeres de las islas vecinas. En venganza, las lemnias mataron a los hombres de la isla. Los héroes permanecieron con ellas un tiempo y luego se marcharon. Dice Lara
-Después de pasar por algunos países, llegaron a Salmideso donde encontraron a Fineo, ciego y adivino, al que los Argonautas ayudaron a deshacerse de las Harpías, monstruos voladores con rostro de mujer, garras y alas, que, cumpliendo un castigo impuesto por los dioses, impedían que Fineo pudiera alimentarse. Dice Lara

-Fineo, en agradecimiento, informó a los Argonautas sobre el camino a seguir hasta la Cólquida y además les dijo cómo podían superar el peligro que les esperaba al llegar a las Rocas Azules, dos enormes peñascos flotantes en continuo movimiento que chocaban entre sí aplastando a todos los que pretendían pasar entre ellas. Dice Lara

-Superado este obstáculo, llegaron a la Cólquida. Jasón anunció a su rey, Eetes, su propósito. Éste le dijo que le dejaría llevarse el vellocino de oro si antes conseguía uncir a los dos toros que lo custodiaban, arar un campo con ellos, arrojar sobre los surcos unos dientes que había entregado Atenea al rey y luego vencer a una serpiente que nunca dormía y que permanecía al pie del árbol donde se hallaba el vellocino. Medea, la hija del rey Eetes, que era hechicera, se enamoró apasionadamente de Jasón y ayudó a éste a llevar a buen término su hazaña (previo compromiso de Jasón de llevarla consigo a Yolcos), poniendo en práctica su brujería. Dice Lara

-Dio a Jasón una pócima mágica para que no le hicieran daño los toros monstruosos. Habiendo conseguido uncir a los toros, lanzó los dientes sobre los surcos hechos en la tierra. De ellos brotaron cientos de hombres armados que se lanzaron contra el héroe, pero éste, siguiendo las instrucciones de Medea, arrojó una piedra entre ellos y los ejércitos se enfrentaron entre sí. Luego, Medea provocó un terrible sueño a la serpiente, Jasón se apoderó de la preciada piel y huyó con sus hombres, con Medea y con el hermano de ésta, Apsirto, en su embarcación. Los hombres de Eetes persiguieron a la nave y Medea mató a su hermano, lo despedazó y lo arrojó al mar. El rey Eetes recogió los restos de su hijo y perdió de vista a los Argonautas. Dice Lara

-Después de esto, los Argonautas emprendieron el regreso sorteando diversos peligros: tempestades, el asedio de las Sirenas, el ataque de los monstruos Escila y Caribdis. Finalmente llegaron a Yolcos. Allí Pelias recibió de Jasón el vellocino y luego murió, a manos de sus propias hijas, debido a una artimaña de Medea. Entonces Jasón y Medea huyeron a Corinto. Tuvieron dos hijos. Pero más tarde Jasón repudió a su mujer para casarse con Glauca, hija del rey de Corinto. Medea, para vengarse, acabó con la vida de Glauca y con la de los hijos que había tenido con Jasón. Termina por decir la arqueóloga.

Luego de terminar de contar la historia, la arqueóloga empuja la reja que se abre de para a par. Lara entra por un estrecho pasillo y baja por unas escaleras hasta llegar a un cuarto donde hay una enorme puerta que necesita de dos amuletos. Varias estatuas voladoras, que tienen cara de mujer, alas y garras de pájaros. Atacan a la arqueóloga, pero con varios disparos de escopeta caen abatidos.
Lara ve que hay dos caminos por donde puede seguir. Toma el camino de la derecha y sube por unos escalones hasta que llega a una enorme habitación, donde hay una piscina algo profunda y muchas columnas. En el fondo de la habitación hay una reja que esta cerrada y que necesita dos llaves para poder ser abierta. De repente desde el techo aparecen tres harpías más. La lucha es terrible, pero las estatuas explotan en mil pedazos.

La arqueóloga sube por una escalera que hay en la pared del oeste y llega a una plataforma cerca del techo. Toca un interruptor y desde el techo cae una soga. Dos harpías salen de repente, pero siguen el mismo destino que sus compañeras.

Lara salta a la soga y empieza a balancearse lo que le permite llegar a otra plataforma que esta enfrente. En un pedestal esta la primera de las llaves que necesita. Dos harpías salen para matarla, pero son destruidas por la escopeta de la chica.

Lara vuelve por donde vino. Busca por toda la sala y ve que en el fondo de la profunda piscina hay un interruptor. La arqueóloga se tira al agua y bucea hacia al fondo. Presiona el interruptor y un temblor se siente por unos segundos. Vuelve a la superficie y ve que se había abierto un puerta secreta en la pared este de la sala. Desde esa puerta secreta salen tres harpías mas que la empiezan a bombardean con bolas de fuego.

Los enemigos caen abatidos por la escopeta de la chica. Entra por la puerta secreta y llega a una sala donde esta la segunda llave en un pedestal. La agarra y vuelve. Cuando entra al pasillo, una enorme roca rodante cae detrás de ella. Lara corre a toda velocidad y se tira para un costado. La roca choca fuertemente contra la pared oeste de la sala.

Lara pone las dos llaves y la reja se abre, dejando vía libre para que la arqueóloga agarre el primer amuleto. Vuelve a la sala principal y entra por el otro camino. Recorre un corto pasillo plagados de bolsas de pinchos que se balancean de un lado a otro. Lara pasa sin problemas las trampas. Llega a una sala donde hay un enorme pozo con pinchos. Hay varios postes de piedras a lo largo del enorme pozo.
La saqueadora empieza a saltar por los postes. Varias harpías salen para atacarla. La lucha se torna complicada, por donde esta parada la chica. Lara trata de avanzar lo más rápidamente posible, mientras esquiva los ataques de los enemigos. Finalmente llega al otro lado del pozo y ajusta cuentas con sus enemigos.

Entra por el pasillo y sube por unas escalera. Finalmente llega a una gran sala donde hay una enorme columna de unos 30 metros. En toda la columna hay varias grietas. En la cima de la columna hay un pedestal donde esta el segundo amuleto.

Lara empieza a subir por las grietas. Varias harpías salen al paso y la empiezan a atacar. La arqueóloga saca una uzi y se defiende de los intensos ataques. Sigue subiendo la columna a toda velocidad y como puede. Alcanza a matar tres estatuas. Lara salta de grieta en grieta hasta que llega a la cima de la enorme columna. Extermina las últimas estatuas y agarra el segundo amuleto.

Regresa a la sala principal y pone los dos amuletos. La enorme puerta se abre. Lara baja por unas enormes escaleras y llega a una galería donde hay varios pozos con guadañas que oscilan de un lado a otro junto con disparadores de fuego.

La saqueadora de tumbas empieza a saltar los pozos, esquivando las guadañas y los disparadores de fuego. Logra pasar todas las trampas. Llega a una enorme sala donde hay una piscina que esta cubierta por algas. Una cascada artificial cae de la pared derecha y alimenta a la enorme piscina. Del lado derecho hay una puerta que necesita dos llaves.

La arqueóloga se acerca a la piscina y ve que en el fondo hay tres entradas subterráneas. De repente siente un chapoteo en el agua. Lara saca sus uzis y ve que salen del agua tres enormes estatuas de sirenas. Los enemigos ven a Lara y sus ojos le empiezan a brillar con un color rojo brillante.

Las sirenas se abalanzan sobre ella. Lara empieza a disparar sus uzis lo que provoca que los enemigos exploten en mil pedazos. Lara se tira al agua y empieza a bucear. En un rincón tapado por algas y algo oscuro encuentra una palanca. La activa y una de las tres puertas se abren. De repente aparecen dos sirenas mas.

La arqueóloga saca su lanza arpón y ponen fin de la existencia a los enemigos. Vuelve a la superficie, toma aire y se mete por el nuevo túnel. En ese camino hay varias cuchillas circulares que se abren y se cierran. Pasa sin problemas las trampas y ve que al final del tunel hay otra palanca. La activa y vuelve a la piscina.

Toma aire y rápidamente se sumerge. Entra a tiempo en el segundo túnel, ya que la reja se cierra detrás de ella. La chica bucea el pasillo repleto de cuchillas circulares que se abren y se cierra. Pasa sin problemas las trampas. Llega a una habitación muy húmeda, donde hay un interruptor, donde elimina a dos sirenas que custodian el lugar.

Presiona la palanca y vuelve por el túnel a toda velocidad. Sale a la piscina principal y se mete por el último túnel. La reja se cierra detrás de ella. En ese túnel hay pinchos que salen y vuelven a ocultarse. Pasa sin problemas las trampas. Llega a una sala, donde salda cuenta con dos sirenas mas y agarra la primera de las llaves que esta en un pedestal.

Vuelve a la sala principal y sale de la piscina. Aparecen otras sirenas más, pero no son rivales para las uzis de la arqueóloga. Lara empieza a buscar por toda la sala hasta que encuentra una escalera muy camuflada por una espesa hierba que hay en la pared y que lleva a una túnel que esta tapada por mas plantas y de lejos no se alcanza a ver.

La arqueóloga sube por las escalera y entra por un nuevo camino que esta plagado por disparadores de fuegos y pozos con pinchos. Lara atraviesa todas las trampas y llega a una sala donde hay un largo sendero que dobla en varios lugares y que pasa por arriba de un pozo con pinchos.

La arqueóloga nota que deba de todo el sendero hay unas cuchillas de unos dos metros de longitud aproximadamente. Al final del sendero hay una plataforma, donde hay un pedestal con la segunda llave.
Lara se prepara y empieza a correr por el sendero. Las cuchillas se activan y empiezan a levantarse en forma tijera. La chica no afloja la velocidad, sino las cuchillas la rebanarían en mil pedazos. Logra llegar al otro extremo del sendero. Aparecen de golpe dos Harpías pero son eliminados rápidamente por la escopeta.

Lara agarra la llave y se activan unas cuchillas. Lara saca la mano a tiempo antes de que las cuchillas le corten la mano.

-Menos mal que soy rápida de reflejos. Dice Lara

Lara mira que puede volver subiendo a una grieta que esta a su izquierda. Sigue avanzando por la pared, saltando de grieta en grieta. Finalmente llega del otro lado del sendero y cae en la plataforma.

-Lástima que esta grieta esta muy alta, sino hubiese ido por aquí. Se lamenta la arqueóloga.

Lara vuelve a la sala principal y pone las dos llaves. Entra por un estrecho pasillo que esta plagado de pinchos que se ocultan y vuelven a salir. Al final del pasillo hay una puerta y un interruptor. La chica presiona el interruptor y la puerta se abre.

Lara empieza avanzar de a poco por el pasillo. De repente detrás de ella cae una roca rodante. La saqueadora empieza a correr a toda velocidad, salta un pozo de pinchos y cae por un hueco. La piedra sigue se detiene. De repente las paredes, con pinchos, empiezan a cerrarse. Lara empieza a correr de nuevo, esquiva algunos pozos con pinchos y algunas cuchillas que impiden el paso. Las paredes se siguen cerrando.

Logra pasar la trampa. Llega a una sala donde hay varias harpías que la ven con sus ojos rojos brillantes y la empieza a atacar. Después de unos minutos de batalla derrota a los enemigos. En el centro de la sala esta la última de las llaves que esta buscando.

-Con esta, tengo todas las llaves. Por fin. Piensa Lara.

Agarra la llave de Jason y un portal se genera automáticamente detrás del pedestal. Al entrar al mismo, es tele transportada a la entrada a la prueba de Jason.

-Bien, ya tengo las llaves, ahora a salir de aquí.

Saludos.

#25 Oraculo

Oraculo

    Soy el Bounty Hunter más temible de la Galaxia

  • Cazarrecompensas
  • MarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcar
  • 7.942 mensajes
  • Hombre
  • Rosario - Argentina

  • Juego favorito:
    Tomb Raider I

Publicado el 23 abril 2010 - 18:30

CAPITULO XVI: EL TEMPLO PERDIDO DE HERACLES

Lara sale a la sala principal del Hall de los Legendarios y se dirige hacia donde estan las 8 cerraduras. Cuatros caballeros salen detrás de las columnas para caen derrotados. Llega hasta la sala y pone las 8 llaves. La enorme puerta se abre. Sube por unas escaleras enormes y muy largas y llega a un pequeño cuarto, donde hay una reja de metal y arriba hay una placa de piedra con la siguiente descripción:

HERACLES

-Bien, por lo que me acuerdo de la mitología griega, Heracles Heracles era un héroe y semidiós, hijo de Zeus y Alcmena y bisnieto de Perseo. Fue el más grande de los héroes míticos griegos, el parangón de la masculinidad por excelencia, siendo su extraordinaria fuerza uno de sus atributos. Fue, según Pausanias, el último hijo que Zeus engendró con mujeres mortales en Grecia. Se cuentan muchas historias sobre su vida, siendo la más famosa Los doce trabajos de Heracles. Dice Lara.

-Existen otras versiones acerca del nacimiento de éste héroe, siendo la más conocida aquella en la que se cuenta que es en realidad hijo de la diosa Hera y de Zeus, y que ésta envió a Heracles con Alcmena y Anfitrión convertido en mortal como venganza por las correrías amorosas de su marido.

-Curiosamente, los sacerdotes vestían ropas femeninas en los templos dedicados a Heracles, posiblemente haciendo referencia al mito de Ónfale.

-Heracles creció sano y fuerte. Recibió con su hermano clases de música del maestro Lino, pero era un estudiante indisciplinado. Lino lo regañaba constantemente, y un día Heracles se enfureció y lo golpeó con una lira, matándolo al instante. El joven Heracles debió comparecer ante un tribunal, acusado de asesinato, pero se salió del apuro citando una sentencia de Radamantis, según la cual existía el derecho de matar al adversario en caso de legítima defensa. Fue pues, absuelto. Pero Anfitrión, inquieto, y temiendo que su hijo adoptivo fuese presa de nuevos accesos de cólera se apresuro a enviarlo al campo, y lo puso al frente de sus rebaños. Allí, según una tradición, un boyero escita llamado Téutaro continuó su educación, adiestrándolo en el arte de manejar el arco.

-Heracles siguió realizando proezas tales como matar al León de Citerón, que estaba acosando y cazando los rebaños locales, y se vistió con sus pieles. Cuando regresaba de su cacería se encontró con los emisarios del rey minio Ergino de Orcómeno, que había derrotado años atrás a los tebanos y les había impuesto un pesado tributo que debían pagar cada año. Heracles los atacó, les cortó la nariz y las orejas y las ató a sus cuellos, enviándolos de regreso con el mensaje de que ése era todo el tributo que iba a recibir. El rey tebano Creonte le recompensó dándole en matrimonio a su hija, la princesa Mégara, cuya hermana menor, Pirra, se casó con Ificles, hermano del héroe. Heracles tuvo con Mégara varios hijos.

-En un ataque de locura provocado por Hera, Heracles mató a sus propios hijos y a dos de sus sobrinos con sus propias manos. Al despertar y descubrir los terribles actos que había cometido, sintió un terrible dolor, y no quiso continuar viviendo con Mégara (otras versiones dicen que también Mégara fue asesinada junto con sus hijos por la locura que le provocó Hera). En penitencia por esta execrable acción, la sibila délfica le dijo que tenía que llevar a cabo diez trabajos que dispusiera Euristeo, el hombre que había usurpado su legítimo derecho a la corona y a quien más odiaba. Heracles llevó a cabo todos ellos con éxito, pero Hera le dijo a Euristeo que estimase que en dos de los trabajos había fallado, pues había recibido ayuda, por lo que ordenó dos más, que Heracles también completó, haciendo un total de doce.

-Por lo que me acuerdo el orden tradicional de los trabajos es:

1. Matar al León de Nemea.
2. Matar a la Hidra del lago de Lerna.
3. Alcanzar a la Cierva de Cerinia.
4. Capturar al Jabalí de Erimanto.
5. Limpiar los establos de Augías.
6. Acabar con los Pájaros del lago Estínfalo.
7. Domar al toro salvaje de Creta.
8. Robar las yeguas del rey Diomedes de Tracia.
9. Vencer a las amazonas y tomar el cinturón de Hipólita.
10. Matar a Gerión y robarle sus rebaños.
11. Robar las manzanas de oro del Jardín de las Hespérides.
12. Ir a buscar a Cerbero, a los Infiernos, y llevarlo a Euristeo.

-Así que ya me imagino que puede haber en esta parte del templo. Dice Lara, frunciendo el entrecejo.

Luego de que termina de recordar la historia, empuja con todas sus fuerzas la reja que se abre de par a par. Baja por un estrecho pasillo iluminado muy débilmente por unas pocas antorchas. En la paredes hay frescos y pinturas que muestran las proezas y logros obtenidos por el hizo de Zeus.

Finalmente llega a una sala donde hay una enorme puerta que necesita 12 llaves. Hay 6 de cada lado de la puerta que tiene la imagen del poderoso hijo de Zeus.

En esa enorme sala, además hay 6 puerta-rejas de ambos lados de la enorme puerta.

-Bien, lo que me suponía. Tengo que pasar las 12 pruebas que pasó Heracles para poder seguir avanzando. Dice Lara

También hay cuatros estatuas de enormes centauros de unos 3 metros de largo. Lara se dispone a entrar a la primera puerta cuando las estatuas reviven. Empiezan a atacarla con muchas bolas de fuego. Ella contesta con escopeta. La lucha se torna feroz, pero los enemigos al final explotan en pedazos.

Luego de esto, entra en la primera de las 12 puertas, después de empujar la reja que se abre de par en par. La arqueóloga recorre una galería donde, en las paredes, hay pinturas de un enorme león atacando a mucha gente. Realmente era un horror ver eso. Llega al final de la galería y baja por unas escaleras.
Llega a una sala donde hay tres enormes pozos. En cada pozo hay dos postes de madera y en el medio de ellos hay dos guadañas que oscilan de un lado a otro. Empieza a saltar al primer poste, esquiva las guadañas y salta al segundo poste. De esta manera pasa los siguientes pozos.

Luego, Lara baja nuevamente por otras escaleras y ve que la galería vuelve a ensancharse de nuevo. Hay una series de pozos, mas largos y grandes que los anteriores. En los pozos hay varios postes, donde algunos están medio rotos y en otros, por encima de ellos, las paredes se cierran y vuelven a abrirse.

Empieza a saltar de a poco. En algunos postes, al tocarlos empiezan a quebrarse, lo que lleva de que la chica salte rápidamente a otros postes, donde están los muros que se cierran y se abren. Logra pasar con muchos esfuerzos todas las trampas.

En el último pozo, además de los postes rotos y los muros movibles, hay guadañas y disparadores de fuego que tratan de impedir el paso. Salta hacia el primer poste, que empieza a romperse de a poco. Lara vuelve a saltar, esquivando como puede el primer disparador de fuego y dos guadañas. Al aterrizar en el segundo poste, se desliza para abajo, para no morir aplastada por los muros que en ese momento se cierran.

Luego de batallar por un buen rato, logra pasar las trampas. Sigue por un estrecho pasillo donde le permite llegar a una sala donde hay un enorme león de piedra en el medio de la sala, que le faltan los ojos. Hay dos puertas a ambos costados. Entra por la izquierda y sube por unas escaleras. Pasa una trampas de muros movibles y pinchos que salen y vuelven a ocultarse. Llega a una sala donde hay un pedestal con un rubi.

La arqueóloga vuelve sobre sus pasos y entra por el camino de la derecha. Varios caballeros griegos vienen corriendo por el pasillo para atacarla, pero explotan en mil pedazos por culpa de las uzis. Sube por unas escaleras y empieza correr por un pasillo estrecho. De repente sale una cuchilla en uno de los extremos del camino y avanza a toda velocidad.

La saqueadora se agacha para esquivarla. La cuchilla se oculta pero sale otra que viene a raz de suelo. Salta para esquivarla. Al ocultarse la cuchilla, salen las dos al mismo tiempo, pero en sentido contrario. Lara empieza a correr, salta la cuchilla mas baja y con un rol esquiva la cuchilla mas alta. Logra salir del pasillo lo que le permite agarrar el segundo rubí.

Vuelve y pone los dos rubíes en los ojos del león. De repente todas las entradas se cierran por enormes paredes. La sala empieza a temblar y la estatua del León revive. La mira a Lara y lanza un rugido ensordecedor.

El León le lanza un golpe con su garra, pero no le acierta. La arqueóloga saca su escopeta y empieza a repartir plomo, que pega duramente contra el animal. La lucha es terrible, ya que el León tiene una velocidad impresionante. De repente el animal le empieza a tirar rayo por sus ojos, pero Lara también es veloz de reflejos y logra esquivarlo.

Luego de algunos segundos una bala de la escopeta hace trizas uno de los ojos del León, pero se descuida y pierde la escopeta por un golpe de garra propinado por el animal enloquecido. Lara cae al piso por la fuerza del golpe. El León salta para aplastarla, pero no lo logra, porque la chica lo esquiva rodando por el piso.

Al caer el León, rompe el piso. Agarra la escopeta y le vuela el otro ojo. El animal se queda totalmente ciego y empieza a atacar para todos lados. Lara lo define a puro escopetazo. El animal explota en mil pedazos, dejando en el lugar la primera llave que tiene una imagen de un león.

Lara agarra la llave y se introduce en el portal que se habia generado, lo que permite llegar a la habitación de las doces llaves...

Saludos.

#26 Oraculo

Oraculo

    Soy el Bounty Hunter más temible de la Galaxia

  • Cazarrecompensas
  • MarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcar
  • 7.942 mensajes
  • Hombre
  • Rosario - Argentina

  • Juego favorito:
    Tomb Raider I

Publicado el 13 mayo 2010 - 14:34

Muchas gracias chicos. Aquí les dejo otro capítulo:

CAPITULO XVII: LAS PRUEBAS DE HERACLES

Lara entra por la segunda puerta que en la pared de arriba tiene una imagen de una Hidra. Recorre un corto pasillo y llega a una sala donde hay una piscina enorme que cubre toda la sala. Hay varias columnas, con rampas resbaladizas. Del extremo derecho hay una plataforma con una cadena en el medio. Del extremo izquierdo hay una reja que esta cerrada.

La arqueóloga mira el líquido que hay en la piscina. Tiene un color verde y sale vapor por todos lados. Percata en el ambiente un olor nauseabundo y muy fuerte.

-Maldición, es ácido, tengo que ir con cuidado. Dice Lara

Empieza a saltar por las rampas resbaladizas y llega a la plataforma. Baja la cadena y la reja se abre, pero a los 10 segundos vuelve a cerrarse de nuevo. Vuelve a presionar la cadena y empieza a saltar nuevamente por las rampas. Logra pasar la reja, donde sigue resbalando por una rampa. Al final de la rampa hay unos pozos con pinchos. Salta y se agarra un borde. Recorre la pared y entra por un hueco.

La chica continúa por un estrecho pasillo donde hay disparadores de fuego a lo largo. Pasa sin problemas las trampas. Llega a una sala donde hay otra piscina, pero esta vez con agua. Varios cocodrilos salen de la misma y avanzan contra ella para comérsela. Lara los define con las uzis. En esa habitación hay una puerta que esta cerrada.

En el fondo de la piscina hay dos palancas. Se tira al agua y activa la misma. Dos cocodrilos aparecen por detrás. Lara nada a toda velocidad la superficie, sale de la piscina y ajusta cuenta con los enemigos. Entra por la puerta, recorre un pequeño pasillo y llega a otra sala donde hay una piscina mas chica. De repente todo el lugar empieza a temblar y se escucha un grito que hiela la sangre.

Desde el fondo de la piscina aparece un monstruo acuático con forma de serpiente policéfala, con 5 cabezas. El monstruo la mira con sus ojos rojos lleno de odio y las 5 cabezas gritan al mismo tiempo.

La saqueadora saca sus uzis y empieza a disparar al monstruo. El engendro le tira varias bocanadas de fuego pero no acierta, ya que ella esquiva los ataques. La lucha es terrible, entre el intenso intercambio de balas y fuego. Una de las cabezas explota. El monstruo tira un gas de color verde.

-Maldición, es verdad. Este monstruo tiene aliento venenoso, según la mitología griega. Piensa Lara

La arqueóloga lo esquiva por un pelo, mientras sigue disparando. Logra destruir dos cabezas más. El monstruo empieza a encerrarla. Le tira fuego y aliento venenoso, donde le cuesta esquivar cada vez más.

El monstruo salta y trata de aplastarla, pero no lo consigue. El intercambio de ataques sigue con mucha intensidad. Finalmente Lara logra destruir las 5 cabezas. El monstruo cae como plomo y explota en mil pedazos, dejando la segunda llave. Un portal se genera lo que le permite volver a la habitación de las doce llaves.

Entra por la tercera puerta, que tiene arriba de todo, empujando con todas su fuerzas la reja que se abre de par a par. Baja por un pasillo que esta plagado de puertas con dientes que se abren y se cierran en forma violenta.

La arqueóloga pasa las trampas sin problemas. Llega a una sala enorme donde hay muchas rampas que cubren toda la sala que tiene unos cuantos metros de altos. Esas rampas, suben y bajan, doblan a todos lados.

-Ya me imaginaba algo así, ya que según la mitología griega, la cierva de Cerinia, tenía pezuñas de bronce y
cornamenta de oro, estaba consagrada a Artemisa ya que era una de las cinco ciervas que la diosa había intentado capturar para engancharlas a su carro y había sido la única que había logrado escapar. La cierva era muy veloz. Por lo tanto tendré que correr una carrera contra este animal.

La arqueóloga ve que en uno de los extremos de la rampa hay una escalera para poder llegar a ese lugar y además en el techo hay una reja que tiene una estatua de la cierva. Del otro lado de la sala hay dos puertas que están cerradas por fuertes rejas de metal.

Empieza a buscar por toda la enorme sala, para abrir esas puertas. Finalmente localiza un jumper swich detrás de una columna. Lo activa y una de las rejas se abren. Recorre el pasillo, donde hay varios muros que se mueven de un lado a otro. Finalmente llega a una pequeña sala, que esta custodiada por dos caballeros que son rápidamente eliminados.

En esa sala hay una palanca que lo activa. Vuelve sobre sus pasos y ve que la otra reja se abrió y que además del otro extremo de la rampa se había abierto otra reja. Lara entra por el nuevo camino. Recorre un pasillo donde los muros empiezan a cerrarse de a poco. Ella corre a toda velocidad, saltando algunos pozos con pinchos. Sale del pasillo un segundo antes de que los muros choquen entre sí. Luego los mismos vuelven a su posición original.

En esa habitación hay un enorme pozo lleno de lava. Hay varias rampas resbaladizas que arman una especie de camino que lleva al otro extremo de la sala, donde hay una plataforma y una palanca. Entre las rampas, del fondo del pozo salen varias columnas de fuego, que duran unos 5 segundos y vuelven a apagarse.

-Esta difícil la situación. Piensa Lara.

La arqueóloga calcula el tiempo y empieza a saltar de plataforma en plataforma. Los fuegos se van activando un segundo después de que ella logra pasarlos. Finalmente llega al otro extremo de la sala. Mueve la palanca. Luego ve que hay una grieta que recorre toda la habitación y que le permite volver al principio de la sala.

Atraviesa el pasillo, donde los muros empiezan a cerrarse de nuevo. Logra llegar a la sala principal. La reja donde esta la cierva se había bajado a uno de los extremos de la rampa de carrera.

-Bueno, llegó el momento. Dice Lara

Cuando la arqueóloga sube a la rampa y se pone al lado de la cierva, la estatua se empieza a mover y sus ojos empiezan a brillar. La mira y se pone en posición para correr. Un sonido se escucha y empieza un conteo. A llegar a cero, la estatua sale a toda velocidad.

Lara empieza a correr y ve que cuando dobla la rampa, puede cortar camino por varias zonas, ya que hay barras y plataformas quebradizas. Empieza a tomar los atajos y se mantiene a la par de la estatua que corre a toda velocidad. En un cierto instante, el animal empieza a tirar rayos eléctricos desde su cuerno, pero la saqueadora se lo esquiva con hábiles saltos.

La carrera se torna frenética. Lara salta pozos con pinchos, guadañas que tratan de impedir el paso por los atajos. Finalmente logra llegar por muy poco, antes de que el animal, a la cima de la plataforma. La estatua se detiene en seco y explota en mil pedazos, dejando la llave correspondiente.

Agarra la llave y salta hacia la reja que había abierto antes. Al final del pasillo hay un tele-transportador que le permite volver a la sala de 12 llaves. Ahora se dirige hacia a la cuarta reja, que empuja con todas sus fuerzas. La misma se abre. Arriba de la reja, en la pared, hay una imagen de un enorme jabalí.

-Bien, según la mitología, Heracles tuvo que capturar al Jabalí de Erimanto. El Jabalí de Erimanto era una criatura que causaba estragos en todo el contorno y que vivía en Erimanto, un monte de la Arcadia y la Élide. Dice Lara.

Entra y recorre un pasillo donde hay muros que se mueven de lado a otro a toda velocidad. Además entre los muros hay pinchos que salen y vuelven a ocultarse. Pasa con mucha dificultad la trampa y llega a una sala pequeña que tiene dos puertas, una de las cuales necesita una llave para poder ser abierta.

Entra por la otra puerta, aniquila a tres soldados griegos que deambulan por la zona y llega a una sala donde hay un pozo con pinchos, y varias plataformas que están en muy mal estado. Del otro extremo de la habitación hay una plataforma, custodiada por dos guadañas y hay una palanca.

Empieza a saltar por las plataformas que empiezan a romperse. Esquiva las dos guadañas y llega a la plataforma. Activa la palanca. Se abre un muro secreto que deja al descubierto un pasillo plagado de pinchos que salen y se ocultan. Pasa sin problemas las trampas y agarra la llave en un pedestal. Vuelve sobre sus pasos. Una grieta en uno de los extremos de la sala, lo que permite pasar el enorme pozo.

Vuelve a la sala de las dos puertas y abre la otra puerta con la llave obtenida. Sube por unas escaleras y pasa algunos muros que se mueven de un lado a otro a mucha velocidad. Llega a una sala donde hay un puente en el medio de un enorme pozo con lava. Hay varias bolsas con pinchos que oscilan de lado a otro, disparadores de fuego y pinchos que se ocultan y vuelven a salir. Del otro lado del pozo hay una puerta que esta cerrada y en una plataforma a la derecha hay un interruptor custodiado por dos guadañas.

-Parece que no va ser tan fácil pasarlo. Piensa Lara

Empieza a esquivar las bolsas de pinchos, los disparadores de fuego y los pinchos y llega al otro extremo del puente. Desde ahí salta a la plataforma esquivando las dos guadañas y activa la palanca. La puerta se abre y dos guerreros griegos la atacan. Son eliminados rápidamente por la escopeta.

Lara vuelve al puente y entra por el pasillo que ahora se torna ascendente. Una enorme roca cae delante de ella y empieza a caer a toda velocidad. La arqueóloga vuelve al puente a toda velocidad y salta de nuevo a la plataforma para esquiva la enorme roca que rompe los pinchos y demás trampas cayendo en el pozo.

Ella vuelve al puente y sube por el largo pasillo hasta que llega a una habitación adornado por enormes columnas. En el medio de la sala hay una estatua de un enorme jabalí. A los costado de las estatuas hay unos bloques que tienen grabados unos ojos. Esos bloques son como botones.

En una de las esquinas de la sala hay un jumper switch. La activa y la enorme estatua del centro empiezan a moverse. El enorme jabalí la mira con sus ojos rojos llenos de odio y empieza a correr hacia ella. Lara saca sus uzis y empieza a disparar, pero las balas rebotan en el lomo del animal, no haciendo daño alguno.

Esquiva la embestida del jabalí, rodando hacia un lado. La fuerza del ataque provoca un cráter en la pared. Sigue disparando pero no le produce ningún daño.

-Maldición, no le hace nada. Ah, pero hay una manera, esos ojos. ¡Ya lo tengo! Grita Lara.

La arqueóloga corre y se pone delante de unos bloques que tiene un ojo grabado. El jabalí se recupera del golpe y la localiza. Empieza a correr a toda velocidad. Cuando esta por atropellarla, la chica se tira a un costado. El animal choca contra el ojo que lo hace trizas. Del ojo dañado sale un rayo celeste y le rompe parte de la coraza que recubre la estatua.

-Lo que imaginaba. Piensa Lara

Corre hacia otro bloque que tiene grabado el ojo. El enemigo corre hacia ella, pero cae en la misma trampa. Poco el Jabalí empieza a perder su defensa. Finalmente cuando rompe los cuatros ojos, Lara empieza a disparar con su escopeta sobre el animal, que ahora si sufre daño.

Al final, la estatua explota en mil pedazos dejando la cuarta llave. Un portal se abre, lo que le permite volver a la sala de las 12 puertas. Se dirige hacia la quinta puerta y empuja la reja con todas sus fuerzas.

La reja se abre en dos…

Saludos.

#27 Oraculo

Oraculo

    Soy el Bounty Hunter más temible de la Galaxia

  • Cazarrecompensas
  • MarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcar
  • 7.942 mensajes
  • Hombre
  • Rosario - Argentina

  • Juego favorito:
    Tomb Raider I

Publicado el 23 julio 2010 - 02:15

CAPITULO XVIII: EL CAMINO HACIA LA PRIMERA PARTE DEL TRIDENTE

Lara pasa la reja que se había abierto. Baja por unas escaleras llega a una sala donde hay un enorme arco, que tiene la imagen de Augías.
-Bueno, supuestamente este es el quinto trabajo o prueba de Heracles. En la mitología griega Áugeas o Augías, era un rey de Élide hijo del dios-Sol Helios y de Naupidame. Por designio de los dioses el ganado de Augías no sufría de enfermedades, por lo que logró poseer el mayor rebaño de todo el país.

-Doce toros que le había regalado su padre Helios defendían al resto de la manada, haciendo que el ganado de Augías tampoco sufriera bajas por las fieras de los alrededores. Eran conocidos sus establos, que nunca habían sido limpiados hasta que lo hizo Heracles en un solo día en cumplimiento de su quinto trabajo. Dice Lara

-Euristeo le encargó esta extraña misión con el fin de humillarle y ridiculizarle, pues tal era la cantidad de excrementos acumulados en los establos que era prácticamente imposible limpiarlos en un sólo día. Así el gran Heracles, vencedor de terribles monstruos y hazañas heroicas, caería humillado ante una tarea tan denigrante. Pero el astuto héroe cumplió su trabajo abriendo un canal que atravesaba los establos y desviando por él el cauce de los ríos Alfeo y Peneo, que arrastraron toda la suciedad. Termina de contar.

Luego de meditar, pasa el enorme arco y entra en oscura galería, donde empieza a notar un enorme olor a podrido.

-Que olor mas horripilante. Dice Lara, tapándose la nariz.

De repente las paredes de la galería, se rompen y salen tres enorme monstruos de fango podrido, que tienen ojos que le brillan intensamente de color rojo. Uno de los monstruos ve a la arqueóloga y grita con todas sus fuerzas.

El olor de los monstruos es insoportable. Uno de ellos le tira un chorro del fango putrefacto a la chica. Lara se lo esquiva por un pelo, por la tremenda velocidad con que viene el ataque. El fango al tocar el piso, produce un hueco.

-Demonios, además de tener olor a podrido, es corrosivo ese fango.

Lara saca su escopeta y empieza a disparar a los tres monstruos, pero estos se inmutan a los disparos. Los monstruos atacan a toda velocidad. Lara esquiva los ataques. Decide escapar. Los monstruos lo siguen a toda velocidad.

Lara sigue corriendo a toda velocidad hasta que llega a una enorme sala, donde en el fondo hay una piscina con miles de litros del fango corrosivo y putrefacto. Los enemigos se acercan a toda velocidad. Ella los enfrenta. Al momento que están por matarla, ella se tira a un costado.

Los monstruos caen a la enorme piscina, haciendo trizas en el fango corrosivo. Lara observa que hay varias plataformas quebradizas, además de una enorme puerta del lado derecho, que esta cerrado. También del lado izquierdo hay una plataforma y una escalera que permite llegar al segundo nivel de la sala, donde hay varias plataformas, donde algunos están quebradizos.

Empieza a saltar por las plataformas en mal estado a toda velocidad, ya que las mismas se rompen y caen en la piscina. Llega a la plataforma donde esta la escalera. Le salen al paso dos monstruos con alas de águila y cabeza humana. Son rápidamente eliminados por la escopeta.
Lara sube por la escalera hasta llegar al nivel dos. Desde ahí ve que en algunas plataformas hay pinchos que salen y vuelven a ocultarse. Al final de todo hay una jumper switch, que esta encima de la plataforma donde esta el enorme fango. Empieza a saltar por las plataformas, esquivando los pinchos. Salta y conecta el interruptor. La enorme puerta se abre, al mismo tiempo que ella aterriza en la plataforma.
Entra por el nuevo camino, baja por unas escaleras y llega a una enorme sala donde hay una montaña de fango putrefacto, en un enorme canal, que esta cerrado por una reja que tiene 6 trabas.

-Que olor insoportable.

A los costados del canal hay 6 interruptores. Lara se dispone a activarlos, pero de la gran cantidad de fango, salen unos 5 monstruos, que la empiezan a atacar. Ella esquiva todos los ataques mientras va bajando las palancas. Al final cuando logra sacar las seis trabas, la enorme rejilla se abre. Todo el fango empieza a caer por el canal que va hacia a un enorme pozo.

Algunos monstruos caen victimas con el resto del fango. Cuando todo el fango es desagotado, se abre una puerta secreta. Lara intenta entrar, pero lo siguen atacando dos monstruos.

-Malditos, ahora verán.

Agarra un par de granadas y se las tira. Los monstruos explotan en miles de pedazos de fango que carbonen todas las paredes de la sala. Entra por la nueva puerta, donde esta la quinta llave. Al agarrarla un portal se activa, lo que le permite regresar a la sala de las cerraduras.
Lara se dirige a la sexta puerta, donde abre sus rejas con todas sus fuerzas. Baja por unas escaleras y llega a una sala donde hay un enorme arco. Arriba del mismo hay un grabado de un enorme pájaro realmente horrible.

-Según la mitología, El sexto trabajo de Heracles era matar a los pajaros del Estinfalo. En la mitología griega, los pájaros del Estinfalo eran unas aves que tenían picos, alas y garras de bronce y cuyos excrementos venenosos arruinaban los cultivos y también eran carnívoras. Poblaban la región y el bosque alrededor del lago Estínfalo. Euristeo comandó entonces a Heracles que acabase con la amenaza de dichas aves, como parte de Los doce trabajos de Heracles, ya que en ocasiones atacaban al ganado o a la población.

-Heracles se dirigió al Estínfalo, y ahí se encontró desolado pues la misión era especialmente difícil de completar: las aves eran demasiadas para sus flechas y su legendaria fuerza no le servía de nada.

-Entonces apareció Atenea y le socorrió dándole un cascabel (o una campana) de bronce y le mandó a que lo tocara desde una colina elevada, al hacerlo las aves asustadas emprendieron vuelo y nunca más se las volvió a ver en el bosque y el lago. Muchas de ellas fueron derribadas por las flechas de Heracles y las que consiguieron escapar huyeron hacia la isla de Ares, en el Mar Negro, donde fueron encontradas años después por los Argonautas. Cuando Heracles volvió con Euristeo, éste se hallaba en su refugio debido a que varios de los pájaros de bronce volaban alrededor de su palacio. Al ver esto, Heracles sonó su cascabel y los pájaros se alejaron de ahí. Terminar de contar.

Lara pasa el arco y recorre unas cortas galerías. Desde el otro extremo del pasillo aparecen algunos pájaros con alas de águila y cabeza humana, que atacan con rayos eléctricos. Caen abatidos nuevamente.
Llega a una sala donde hay unos largos pasillos plagados de pinchos, bolsas con pinchos y disparadores de fuego. En el fondo del pozo hay lava. La arqueóloga empieza a pasar de a poco las trampas, pero varios pájaros tratan de hacer la tarea difícil.
Luego de un terrible esfuerzo, todos los enemigos son eliminados y pasa todas las trampas. Baja una palanca, que le permite pasar por una puerta. Recorre una corta galería y llega a una enorme sala donde hay dos enormes jaulas, donde en cada una hay una enorme estatua de un pájaro hecho a imagen y semejanza a como lo describe la mitología.

Del otro extremo de la sala hay escalera que permite acceder a una plataforma, donde hay una palanca. Lara empieza a correr hacia la escalera. De repente las dos enormes estatuas reviven y rompen las jaulas. Empieza a atacar a la arqueóloga con los excrementos que son venenosos y con rayos eléctricos que tiran por los ojos.

La saqueadora responde el ataque disparando con la escopeta, pero no les hace nada porque están cubiertos de bronce.
-Maldición, no puedo atravesar sus defensas. Grita Lara

Uno de los pájaros se abalanza a toda velocidad e intenta agarrar a la chica con sus enormes garras. Lara esquiva el ataque rodando por el piso. Se levanta y se dirige a la escalera. Los pájaros siguen atacando con todas sus fuerzas.

Empieza a subir la escalera a toda velocidad, pero los pájaros atacan con sus garras y con sus enormes picos, rompiendo la pared en mil pedazos. Lara le tira unas granadas a los ojos de los enemigos. Los pájaros quedan momentáneamente ciegos.

Sube hasta arriba de todo y toca la palanca. Un muro en el lugar contrario se abre, dejando a la vista un enorme cascabel de metal.
-Ahora entiendo, el sonido de esa enorme campana en forma de cascabel, los tiene que debilitar. Grita Lara

La arqueóloga dispara hacia la campana, que produce un ruido ensordecedor al impactar las balas en la misma. Los dos pájaros gritan de dolor y empiezan a a descontrolarse. Parte de su armadura de bronce empieza a romperse.

Lara aprovecha la oportunidad y empieza a atacar a escopetazos a los enemigos, que empiezan a sufrir serios daños. Al irse el ruido de la campana, los pájaros recuperan sus fuerzas y vuelven a atacar. Lara dispara de nuevo a la campana y logra destruir a unos de los enormes pájaros.

El otro queda muy dañado. La arqueóloga salta al lomo del animal y lo empieza a llenar de plomo, con las uzis. El pájaro trata de liberase como puede lanzando picotazos y rayos eléctricos a lo loco.

Finalmente el enemigo cae abatido explotando en mil pedazos. Una de las paredes se abre y deja a la vista un pedestal con sexta llave. La agarra y un portal se activa, en el medio de la sala, lo que le permite volver a la sala de las 12 puertas

Saludos.

#28 Oraculo

Oraculo

    Soy el Bounty Hunter más temible de la Galaxia

  • Cazarrecompensas
  • MarcarMarcarMarcarMarcarMarcarMarcar
  • 7.942 mensajes
  • Hombre
  • Rosario - Argentina

  • Juego favorito:
    Tomb Raider I

Publicado el 01 febrero 2011 - 04:53

CAPITULO XIX: LAS PELIGROSAS TRAMPAS

Lara se dirige a la séptima puerta, que empuja con todas sus fuerzas. Recorre una corta galería, donde hay una serie de guadañas. Pasa las trampas sin problema y llega a una sala donde hay un enorme arco. Arriba de todo hay una pintura de un enorme toro.

-Bueno, este es el séptimo trabajo de Heracles: Capturar al Toro de Creta. El toro de Creta es un animal de la mitología griega. El séptimo trabajo de Heracles consistió en capturar un toro salvaje que expulsaba fuego por sus narices y que causaba estragos en Creta.

-Este toro es el que Poseidón hizo salir del mar cuando el rey Minos prometió ofrecer un sacrificio al dios; pero Minos lo encontró tan hermoso que lo incorporó a sus rebaños y el dios, enfurecido, hizo que la reina Pasífae se enamorara del animal y concibiera de él un hijo, el Minotauro, tras lo cual hizo enloquecer al toro.

-Así pues, Heracles se presentó a Minos, que le autorizó para capturar al toro, si podía. Heracles consiguió subir a lomo del animal y lo condujo, a través del mar Egeo, hasta Micenas. Euristeo, al ver al hermoso animal lo quiso ofrecer a Hera, pero la diosa lo rechazó al ver la ferocidad del toro, por lo que Euristeo lo dejó libre.

-El toro causó estragos allá por donde pasó. Atravesó la Argólide, cruzó el istmo de Corinto hasta que finalmente el héroe ateniense Teseo consiguió matarlo en la llanura de Maratón. Termina de contar Lara

Lara cruza el enorme arco y continua por una galería hasta que llega a una enorme sala donde a los costados hay unos cincos piedras enormes, que están en la parte superior de unas paredes inclinadas. En el medio de la sala, hay pozos de pinchos y disparadores de fuego.

Al avanzar, las piedras empiezan a moverse y balancearse de un lado a otro, provocando un terrible temblor en toda la sala, por la enorme velocidad y fuerza que tienen. La arqueóloga pasa las trampas, esquivando las rocas y logra llegar al otro extremo del pasillo. Presiona un botón y una puerta se abre.

Avanza por un pasillo hasta que llega a una enorme sala, donde hay una puerta de metal cerrada, que necesita 4 amuletos. Hay un total de cuatros caminos, que están a los costados de la puerta de hierro.

-Bueno, sin dudas necesito esos cuatro amuletos.

Lara entra por una de las puertas. Empieza a caminar por un estrecho pasillo, pero de repente las paredes empiezan a cerrarse. Empieza a correr a toda velocidad y logra pasar la trampa. En la siguiente sala, hay un enorme pozo con pinchos y una soga en el medio, custodiada por dos guadañas que oscilan de un lado a otro.

Salta el pozo, balanceándose con la soga y esquiva las dos guadañas. Sube por unas escaleras y ve el pedestal con el primer amuleto que tiene un grabado del Toro de Creta. Vuelve por el mismo camino, esquivando las trampas.

Entra por el segundo camino. Recorre un corto pasillo y llega a una sala, donde el suelo esta cubierto de agujeros pequeños. Del otro extremo hay un contrapeso que esta trabado por un enorme palo de madera atada con sogas. Al lado del contrapeso hay una reja que esta cerrada.

Lara empieza a correr a toda velocidad por la sala. A medida que pisa las plataformas, salen unos largos pinchos. Mientra va corriendo agarra su lanzagranadas y le dispara al contrapeso. La enorme explosión destruye la madera y el contrapeso sube. La reja se abre.

Sigue corriendo, pasa la reja. Los pinchos siguen saliendo a medida que va avanzando. Del otro lado de la reja hay otros dos contrapesos trabados y una reja a la derecha. Lara le dispara con el lanzagranadas a los contrapesos para abrir la reja. Logra salir de la enorme trampa.

Cruzando la puerta se encuentra en una pequeña sala donde esta el segundo amuleto arriba de un pedestal. Lara agarra el amuleto y un portal se activa, lo que le permite volver a la sala principal. Entra por el tercer camino, recorre un corto pasillo que esta plagado de guadañas.

Esquiva las trampas y llega a una sala donde hay varias bolas con pinchos que giran atadas a una cadena. Hay varias de esas trampas. Del otro extremo hay una palanca y una reja. La arqueóloga empieza a esquivar las enormes rocas que giran a toda velocidad. Logra pasar la peligrosa trampa.

Activa la palanca y recorre un pasillo iluminado débilmente por antorchas. De repente los muros empiezan a cerrarse de a poco. Lara empieza a correr a toda velocidad. Se activan algunos pinchos.

Finalmente logra pasar la trampa. Del otro lado del pasillo esta el tercer amuleto, custodiado por dos enorme toros de piedra. Los enemigos la atacan a la chica, pero la arqueóloga los elimina con su lanzagranadas. Agarra el tercer amuleto y pasa por el portal que se activó.

Entra por el último camino, recorre un corto pasillo y llega a una sala donde hay un enorme foso con pinchos. En el medio del foso hay un enorme palo de madera y hay varias guadañas que oscilan de un lado a otro. La arqueóloga salta al palo de madera que empieza a quebrarse de a poco. Se apura a salta al otro extremo del pozo, esquivando las guadañas.

Entra por un pequeño pasillo y de repente las paredes empiezan a cerrarse. Lara empieza a correr a toda velocidad. Logra pasar la trampa y en esa sala estaba el cuarto amuleto custodiado por algunos toros de piedras.

Luego de matar a los enemigos, agarra el último amuleto. Se abre un muro dejando un camino secreto. Entra por ese largo pasillo, que estaba plagado de pozos con pinchos. Pasa todas las trampas sin problemas y logra llegar a la sala donde hay que ubicar los amuletos.

Lara pone los amuletos en sus lugares correspondientes. La enorme puerta de metal se abre. Sube por unas enormes escaleras y llega a una enorme sala donde había un gigantesco toro de piedra en medio de un pedestal. Del otro lado de la sala había una reja que impedía agarrar la séptima llave.

Al entrar a la sala, el enorme toro revive. Mira a la arqueóloga con sus odiosos ojos rojos se dispone a atacar con una bocanada de fuego que Lara esquiva rodando por el suelo.

El toro trata de embestirla pero no logra acertar. Ella ataca con sus lanzagranadas y empieza hacer pedazos al enemigo. El toro sigue atacando con fuego y con sus poderosos cuernos, pero no tiene la suficiente velocidad para lograr dañarla.
Finalmente el toro explota en mil pedazos. La reja se abre. Algunos enemigos salen para trata de impedir que agarre la llave, pero son eliminados rápidamente. Lara agarra la llave y se genera un portal en el medio de la sala, lo que le permite llegar a la sala de las doce llaves.

Lara entra ahora a la octava puerta que empuja con todas sus fuerzas. Baja por una escalera y llega a una entrada que tiene un arco y que en la parte superior hay una imagen de varios caballos que se están comiendo a varias personas agonizando y suplicando por sus vidas

-Bueno, este es el octavo trabajo que tuvo que hacer Heracle. Consistía en capturar a las veinte Yeguas de Diomedes, que comían carne humana. Éste las tenía atadas con cadenas y las alimentaba con la carne de sus inocentes huéspedes. Heracles partió con un grupo de voluntarios, consiguiendo arrebatárselas a Diomedes, quien fue con su ejército a atacar a Heracles, pero él lo mató arrojando el cuerpo de este aún con vida a sus yeguas y su ejército huyó. Tras devorarlo, las yeguas se volvieron tan mansas que el héroe las pudo atar al carro de Diomedes y se las llevó a Mecenas, donde fueron regaladas a Hera. Durante la lucha, las yeguas devoraron a Abderus, amigo de Heracles, quien había quedado encargado en custodiarles, entonces Heracles fundó en su honor la ciudad de Abdera. Dice Lara

-Se dice que las yeguas murieron en el monte Olimpo devoradas por las fieras y las alimañas. Según la tradición, Bucéfalo, caballo de Alejandro Magno, descendía de una de estas yeguas. Termina de decir la arqueóloga.

Lara cruza el arco y sigue por una oscura galería. Atraviesa otra puerta y llega a un pequeño cuarto donde hay en las esquinas dos estatuas de dos caballos. Del otro lado de la sala hay una reja que impide el camino.

De repente las estatuas reviven y se abalanzan sobre la chica. Las yeguas atacan con poderosos mordiscos a mucha velocidad y mostrando unos enormes dientes. Lara esquiva todos sus ataques.

-Quieren guerra, la van a tener. Grita la chica.

Agarra el lanzagranadas y ataca con todo a los caballos. Los enemigos no paran su avance. Lara vuelve a esquivar una serie de ataques, metiéndose por debajo de sus patas. Logra destruir una de las estatuas que explota en mil pedazos. La otra estatua sigue la misma suerte.

La reja se abre automáticamente. Sigue por un estrecho pasillo donde hay varias guadañas que impiden el paso. Pasa las trampas sin problemas. Sube por una escalera y llega a otra sala donde hay 3 estatuas más vigilando una reja que está cerrada.

Las estatuas de los caballos reviven y se disponen a atacar a la arqueóloga. Lara responde con sus uzis y lanzagranadas. Después de una lucha muy dura los enemigos explotan en cientos de pedazos. La reja se abre.
La arqueóloga baja por unas escaleras y llega a un enorme pozo con pinchos. Además hay varias plataformas donde salen pinchos y vuelven a ocultarse. Al lado de ella hay una palanca. Baja la palanca y la reja del otro extremo del pozo se abre, pero a los diez segundos vuelve a cerrarse.

Vuele a bajar la palanca y empieza a saltar por las plataformas a medida que los pinchos empiezan a esconderse. Logra pasar por un pelo por la puerta antes de que ésta se cierre. Sigue por un estrecho pasillo esquivando algunas guadañas más.
Llega a una pequeña sala donde hay 5 estatuas más. También en el techo hay pinchos. Las estatuas reviven y el techo con pinchos empieza a bajar lentamente. Lara se apura a destruir a los caballos antes de que el techo lo haga papilla.
Los enemigos atacan con todo lo que tienen y la chica también. La lucha es encarnizada y rápida. El techo logra bajar bastante a punto de llegar hacia la arqueóloga.

-¡Maldición, sólo me faltan dos! Grita.

Finalmente destruye a todos los enemigos. La reja se abre. Lara se tira de cabeza un segundo antes de que el techo lo aplaste.

-Ufff... Eso estuvo cerca. Dice Lara, suspirando.

Se toma un respiro y sigue por el camino. Sube por unas escaleras y llega a una sala donde hay una palanca y enorme pozo con pinchos. Lara toca la palanca. Varias plataformas de madera se levantan para permitir el paso por el pozo.

Ella empieza a saltar por las plataformas de madera. Logra pasar el pozo antes de que las plataformas vuelvan a caer. Recorre un corto pasillo, sube por unas escaleras y llega a una enorme sala rectangular, donde hay 9 estatuas de caballos.
Cuando Lara llega al centro de la sala, todas las estatuas reviven de golpe. El combate se torna terriblemente violento. Lara logra esquivar a duras penas los ataques de los numerosos enemigos. Logra destruir 4 estatuas.

Uno de los enemigos logra lastimar el brazo de la chica que cae al piso algo dolorida. Uno de los caballos intenta aplastar con sus patas, pero no logra. Lara destruye tres caballos más con el lanzagranadas.

Finalmente destruye los dos últimos que quedan. Luego de la dura batalla, se pone una venda en la herida.

-La saque barata. Esta prueba está difícil. Grita.

Del otro lado hay una reja que impide paso a la octava llave que está arriba de un pedestal.

-Me falta una sola yegua. Según la mitología eran veinte. Dice Lara

La arqueóloga sigue caminando. De repente todo el lugar empieza a temblar. Una parte del piso se abre y empieza a subir lentamente la estatua de una yegua que es tres veces más grande que las que la arqueóloga había destruido.

-Bueno, aquí está el vigésimo caballo. Dice Lara, sutilmente, mientras carga su lanzagranadas.

La enorme estatua revive y la mira con sus ojos rojos. De repente el animal lo ataca con un rayo eléctrico que lanza por su boca. La chica lo esquiva.

-Bien, tienes tus trucos.

Lara empieza a atacar con granadas al enemigo. El caballo se abalanza contra ella a puro mordiscos y rayos que tira por su boca. Las granadas empiezan a hacer efecto, ya que destruyen parte del animal.

La lucha es atroz, ya que el animal sigue atacando con todas sus fuerzas. Finalmente, Lara logra destruirle las patas al caballo que cae pesadamente al suelo. La arqueóloga lo destruye disparándole a la cabeza. La enorme estatua explora en mil pedazos.

La reja se abre. Lara agarra la llave y se genera un portal que le permite volver a la sala de las 12 puertas.

Saludos.



Responder



  


0 Usuario(s) están leyendo este Tema

0 miembro(s), 0 invitado(s), 0 usuario(s) anónimo(s)